• San José, Costa Rica |
  • |
  • |
  • EFE

La Comisión Nacional de Emergencias de Costa Rica (CNE) hizo hoy un llamado a la población y a los turistas a respetar las restricciones en las proximidades de los cráteres de los volcanes que tienen actividad eruptiva constante.

Los guardaparques reportaron durante los días de vacaciones el ingreso de personas hacia los sitios cercanos a los volcanes en constante actividad eruptiva, poniendo en riesgo sus vidas y las vidas de los funcionarios de rescate.

"Hemos venido dando seguimiento y desarrollando medidas de prevención y planificación para la población en el caso de volcanes que tienen visitación como el Poás o el Turrialba, donde desarrollamos nueva infraestructura para seguridad del personal", expresó en conferencia de prensa el presidente de la CNE, Alexander Solís.

El experto indicó que las personas deben seguir las instrucciones y normativas de los guardaparques y no acercarse a dichos volcanes por rutas ni horas no permitidas.

Además, recordó que aquellas personas que incumplan, se exponen a multas y a infracciones legales. Debido a la constante actividad, las autoridades construyeron siete refugios temporales modelo tipo "búnker" (vigas en arco de acero y cobertores de láminas gruesas corrugadas de acero) como una medida para minimizar el peligro de balística en el volcán Turrialba, que se encuentra cerrado al público.

La construcción se da como medida de protección para el personal científico y gubernamental que dan mantenimiento a los equipos de vigilancia volcánica y a las torres de comunicación. Actualmente, Costa Rica es el primer país de Latinoamérica y el cuarto a nivel mundial con este tipo de protecciones volcánicos.

El vulcanólogo de la CNE, Guillermo Alvarado, afirmó que la protección de estos refugios es parcial ya que ante la caída de piedras de gran tamaño o una erupción de grandes proporciones, las estructuras no son suficientes.

Paisaje de un volcán incativo en Costa Rica.

El volcán Turrialba, situado a unos 70 kilómetros al este de San José, entró en una fase activa de mayor constancia desde octubre de 2014 y a partir de ese momento ha presentado numerosas erupciones de cenizas, gases y material incandescente. El coloso ha generado columnas de ceniza de hasta 4.000 metros de altura sobre el cráter.

Otro de los volcanes activos es el del Parque Nacional Volcán Poás. que se mantiene abierto al público bajo ciertas restricciones de tiempo y medidas de seguridad para las turistas.

El volcán Poás, ubicado a unos 30 kilómetros de la capital, cuenta también con cinco refugios, sensores de gases en tiempo real, cascos y mascarillas, rotulación de seguridad y las autoridades han capacitado a guardaparques, guías turísticos y a las comunidades aledañas.

Este tipo de refugios similares se han construido a nivel mundial como en los volcanes Sakurajima, Ontake y Aso en Japón, en el volcán Etna en Italia, así como en el Merapi en Indonesia.