•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A los tres años de edad, Mónica Massiel Meza no sabía leer ni escribir, pero ya le dictaba a su madre algunos versos que brotaban inspirados en la naturaleza y en el amor a su familia. Esta niña, originaria de Managua, es una de las novedades en el XI Festival Internacional de Poesía de Granada, FIPG, que se está celebrando esta semana, y en el cual está recibiendo todo tipo de halagos.

Sus poemas se están escuchando en el micrófono abierto, en la Plaza de los Leones, donde está compartiendo los escritos recopilados en su primer libro "Una luz en el poemario de una niña", el cual acaba de publicar en este mes, con tan solo once años de edad cumplidos.

Su padrino, el reconocido poeta Luis Alberto Ambroggio, la define como una niña prodigio. “Sus ejes temáticos incluyen tópicos y muestran características estéticas, al parecer impensables para una niña de su edad", dice en el prólogo. Y menciona, entre otras cosas, el antropomorfismo que hay en su poema "El volcán roncador".

La pequeña le escribe a las flores, al sol, a la luna, a su mamá, abuelito fallecido, a los niños, pájaros y hasta a la justicia con una destreza increíble. "Yo hablo de las cosas que pasan a mi alrededor, de lo que veo y lo que siento. Es importante que los niños digan lo que sienten, que no se guarden nada", expresó.

Quiere estudiar en París

La niña que cursa el sexto grado de primaria en el municipio de Tipitapa dice que cuando sea grande quiere estudiar un doctorado en Literatura, nada más y nada menos que en París. Mientras le llega esa oportunidad, está disfrutando del contacto con poetas de todo el mundo.

Su obra consta de 50 poemas, algunos con rimas y otros con estilo libre, y esta tuvo un tiraje de 250 ejemplares. "Una luz en el poemario de una niña" será presentado oficialmente mañana en Ciudad Sandino, Managua.