•  |
  •  |

Especial para INFORMÁTICA

El proveedor Cloud Computing se encarga del mantenimiento y la administración. El usuario se encarga de utilizar los recursos y no preocuparse por detalles técnicos. Los servicios en la nube no son nuevos, desde 1996 lo estamos usando en el Hotmail.

La Computación en Nube es útil para el manejo de información de particulares y pequeñas empresas. Existe gran variedad de de recursos gratuitos, tales como: Correo electrónico, cursos virtuales, redes sociales, almacenamiento de datos, entre otros.

Existen mitos y realidades sobre la nube, a continuación se pretende aclarar algunos:

Mito 1: Los datos no están seguros en la nube porque están fuera de la empresa.
Realidad: Los proveedores de servicios en la nube desde un punto de vista físico, cuentan con los centros de datos más seguros del planeta, pero de nada sirve la seguridad si los usuarios no participan en la misma. Es recomendable seleccionar un proveedor reconocido tal como Google o Microsoft.

Mito 2: Al mover los datos a la nube quedan en manos del proveedor y perderé control.

Realidad: La flexibilidad es la esencia de la nube, los datos se pueden almacenar en cualquier parte y seguir siendo accesibles. Las aplicaciones para acceder a esos datos pueden correr desde cualquier parte (La empresa, la nube, la red de un cliente, etc.). En todo caso lo mejor es leer bien el contrato de servicios para aclarar dudas.

Mito 3: Estoy seguro de que la nube es el futuro, pero no tengo dinero.
Realidad: La mayoría de los servicios en la nube proporcionan un entorno diseñado para comenzar a funcionar y desarrollar aplicaciones. En la mayoría de los casos, los proveedores ofrecen gratis un nivel de recursos “iniciales”.

Mito 4: Al pasar todos los servicios a la nube, se debe despedir a todo el Departamento de Informática.

Realidad: El ahorro potencial quedará comprometido con la eliminación del personal técnico. Siempre existirá demanda para ellos en las áreas de seguridad, gestión de red, integración, etc. El papel de los técnicos irá evolucionando a medida que aumente el número de actividades, procesos y almacenamiento en la nube.