•  |
  •  |

El Armagedón, término bíblico del libro del Apocalipsis, se refiere al fin del mundo mediante catástrofes en varias religiones y culturas. “Dios destruirá a Satán y a los malvados de una vez por todas”. Pero en este metafórico Armagedón del que hablamos, la ciberguerra, ¿quiénes representan a los dioses y quiénes a los malévolos?

Es una disputa entre hackers y gobiernos o viceversa. Hackers entrenados y financiados, probablemente por gobiernos para penetrar y desestabilizar sistemas, o si acaso defenderlos.

Las dos últimas batallas liberadas estos días lo dicen todo. La empresa Lockheed Martin sufrió un importante ataque en sus sistemas de información el sábado 21 de mayo. Lockheed es el primer abastecedor del Pentágono, produce aviones de combate, buques de guerra y sistemas de armamento por valor de miles de millones de dólares que vende en los cinco continentes del planeta.

El último ataque se anunció el jueves de esta semana, y es la batalla entre Google y la República de China que continúa. Esta vez la empresa estadounidense indica que varias cuentas de correos electrónicos de cientos de clientes fueron invadidas por piratas cibernéticos desde el país asiático.

Entre esos correos hay de altos funcionarios del gobierno estadounidense, personal militar, representantes del gobierno de Corea del Sur y activistas políticos. La intercepción ocurrió desde una ciudad que es sede militar en China.

¿Y qué hay de los países que espían a los servicios de comunicación codificada como los de Skype? Durante los recientes levantamientos en Medio Oriente, los manifestantes usaron Skype para conferencias en video, llamadas telefónicas, mensajes instantáneos e intercambios de archivos confidenciales, pero una serie de empresas estadounidenses y otras, están desarrollando y vendiendo herramientas que pueden ser usadas para bloquear o escuchar conversaciones en Skype.

Una técnica sencilla es utilizar un “Spyware”, que intercepta la emisión de audio de una computadora, y de esta manera escuchar lo que se está diciendo y esquivar la codificación de Skype.

El año pasado, el Servicio de Inteligencia de Egipto probó un producto, “FinSpy”, desarrollado por la británica Gamma International UK Ltd., según documentos del gobierno egipcio y el revendedor local de la empresa.

Toda esta situación es una justificación, para que justo esta semana, el gobierno estadounidense clasifique los ataques cibernéticos como “actos de guerra”.
El Departamento de Defensa de EU., anunciará, según The Wall Street Journal, su estrategia de guerra cibernética al detalle, y qué respuestas dará a eventuales ataques de sus sistemas de cómputo. Esto es el resultado de la “estrategia para la seguridad”, anunciada recientemente por la Casa Blanca.

Esta estratagema podría encajar perfectamente en lo que se viene hablando desde hace muchos años, cuando se estrenó la película “War Games” en 1983, donde el mundo se ve envuelto en un ataque nuclear cibernético que emula lo que podría ser un Armagedón. ¿Estará cerca?