•  |
  •  |

En una rueda de prensa, el presidente de Kingston fue consultado sobre cuál era su visión y estrategia al fundar Kingston. John Tu respondió: “La verdad es que ninguna. Solo estábamos desesperados. Antes habíamos invertido en proyectos que ni siquiera entendíamos. Para el crack bursátil de 1987 adeudábamos un millón de dólares a corredores de bolsa. Es decir, no sólo carecíamos de fondos, sino también teníamos una deuda de un millón de dólares. No nos atrevíamos siquiera a comentarlo con nuestras familias”.

Tu habla en plural, ya que se refiere también al cofundador de Kingston, David Sun. Tu y Sun recurrieron a una conocida tradición californiana: establecieron su empresa tecnológica en un garaje. Se abocaron a un problema relevante entonces, que era la carencia de chips de memoria. Construyeron un SIMM (Single in Line Memory Module), compatible con placas madre existentes y basadas en componentes estándar.

Relata que “comprábamos los componentes por aquí y por allá e instalábamos los módulos con gente que conocíamos. Posteriormente aumentó en gran medida la demanda. Tuvimos mucha suerte, pero sin el trauma que nos llevó a partir de cero, nunca hubiéramos tenido la empresa que tenemos hoy. Hoy parece ser un milagro. Fue preciso un trauma para lograrlo”.

Actualmente, el presidente de Kingston es conocido por su actitud modesta y por la lealtad que inspira entre los empleados de Kingston en todo el mundo. Disfruta conversando con los desposeídos y apoya, entre otras cosas, proyectos asistenciales destinados a generar empleos para jóvenes en dificultades. En agosto de 1996, Tu y Sun vendieron el 80% de Kingston a Softbank Corporation por 1.5 mil millones de dólares. Los fundadores de Kingston repartieron entonces 100 millones de dólares entre los empleados como bonificación extra antes de la Navidad de ese año. En julio de 1999, Tu y Sun compraron por US$450 millones a Softbank la participación que le habían vendido tres años antes. En 2004, la empresa facturó por US$2.4 mil millones. En 2005, superó la marca de los US$3,000 millones. En 2009 superó los US$4.1 millones, aparte de ocupar el quinto lugar entre 5,000 compañías de más rápido crecimiento, y en 2010 facturó por US$6.5 mil millones.

En la lista de Forbes de noviembre de 2010 sobre las mayores compañías estadounidenses, Kingston ocupa el lugar número 77. Según la consultora iSupply, Kingston es el mayor fabricante mundial de memorias, incluyendo flash (SSD), memorias USB, tarjetas SD, etc., concentrando el 46% del mercado mundial.

 

©Fuente: Diario TI.