•   Tecnomanía/INFORMÁTICA  |
  •  |
  •  |

Prácticamente todos los que hemos utilizado una computadora nos hemos encontrado en algún momento en la situación de tener que modificar una foto. Ya sea simplemente recortarla, añadirle texto o quitar ojos rojos, o algo más complejo como eliminar manchas, ajustar los colores o añadirle efectos.

Cuando se habla de este tipo de tareas no hay duda de que el programa más popular es el Adobe Photoshop, un editor fotográfico profesional utilizado en prácticamente todos los ámbitos desde periodismo hasta arquitectura. Sin embargo este programa cuesta $699 en su versión básica, un precio que no está al alcance de todos.

Pero si buscamos una alternativa totalmente gratuita GIMP puede ser la solución más adecuada.

GIMP 2.6 es una aplicación que se creó con la intención de ofertar un editor de imágenes gratuito para el sistema operativo Linux. Pero debido a la popularidad que obtuvo poco a poco en el mercado profesional sus creadores así como colaboradores externos lo llevaron también a Windows y Mac OS.

Para los que hayan utilizado anteriormente programas de edición, GIMP puede resultar un poco confuso al principio, sobre todo por su interfaz de usuario, que se basa en varias ventanas flotantes en vez de una sola aplicación a pantalla completa. Y aunque sus desarrolladores ya están trabajando en una versión de una sola ventana, tras un poco de práctica es fácil adaptarse.

Al igual que la mayoría de programas profesionales de retoque fotográfico, GIMP trabaja mediante capas. Es decir, que podremos trabajar con elementos independientes (distintas fotografías, cuadros de texto, máscaras, etc) sin dañar a los demás y ordenarlos para que estos aparezcan en la imagen final como queramos.

Por supuesto existe una gran variedad de herramientas de dibujo como pinceles de distintos tipos, lápices y cubos de pintura, tradicionales en este tipo de aplicaciones. De la misma manera incluye otras herramientas más enfocadas a la edición de fotografía. Merece una mención especial la herramienta healing tool para eliminar manchas en las fotos, arrugas en las caras o cualquier otro elemento que queramos fuera de la imagen final, todo esto sin dejar marcas gracias a que utiliza un elemento que hayamos marcado previamente (por ejemplo, piel) y lo mezcla con las zonas de alrededor de la mancha.

A pesar de su familiaridad con otros programas de fotografía recomiendo que si vas a usar GIMP con frecuencia, leas algún tutorial en internet para aprender algunos de sus trucos, ya que trabajar sin ayuda con una herramienta tan potente como esta por primera vez puede convertirse en toda una odisea.