•   Centroamérica  |
  •  |
  •  |

De acuerdo con CSI Leasing, compañía dedicada al arrendamiento de dispositivos de Tecnologías de Información (TI), los equipos y soluciones tecnológicas pasaron de ser un centro de costos, para convertirse en un factor estratégico para la competitividad empresarial.

El surgimiento de tecnologías avanzadas como Cloud Computing, Virtualización, Mobile Computing y otras revolucionan sin duda la manera de hacer negocios y de relacionarse con los clientes, que buscan ahora mayor interacción virtual para adquirir sus bienes y servicios.  

Las TI crean nuevas eficiencias en términos de desempeño operacional y reducción de costos, y abre nuevos horizontes para ofrecer servicios innovadores como el de grupos financieros regionales que han empezado a enfocarse en un ciento por ciento a la banca electrónica.  

“TI desempeña actualmente un papel protagónico en los negocios. Mientras en la década de los 80 el hardware representaba el 80% de la composición del costo de una solución, hoy este ha perdido considerablemente su valor, reduciéndose a apenas un 20%.”, afirma Sergio Sáenz, Gerente de CSI Leasing Centroamérica & Caribe.

Prevenir pérdidas
Algunos casos estudiados por CSI revelan que el rezago tecnológico trae implícito un alto riesgo operacional y económico como el que experimentó una importante entidad bancaria en Singapur en agosto de 2010.

Una falla en sus sistemas dejó a sus clientes sin acceso a más de 1000 ATM, banca electrónica y servicios móviles por más de siete horas. Como resultado, la entidad reguladora obligó a la entidad a reservar $230MM para cubrir el riesgo operativo, y adoptar medidas preventivas como diversificación de proveedores, revisión del core bancario, rediseño de las redundancias de su plataforma de TI, establecimiento de sistemas y redes en el Centro de Comando para el monitoreo constante la operación y el buen estado de la plataforma de TI.

“El rezago tecnológico se debe principalmente a las limitaciones presupuestarias que impone el sistema tradicional de propiedad en el cual un 90% de los recursos disponibles se consumen en mantenimiento, administración y actualización de los sistemas y equipos adquiridos, quedando únicamente un 10% para la innovación y adopción de nuevas tecnologías”, explicó Sergio Sáenz.

El leasing tecnológico no solo facilita la modernización completa de la infraestructura de TI cada tres años como mínimo, creando nuevas eficiencias mediante el uso de tecnología de punta, sino que adicionalmente la empresa puede destinar mayores recursos de capital para financiar actividades más rentables para su giro de negocio.