• TEHERÁN |
  • |
  • |
  • AFP

Irán, cuyo polémico programa nuclear preocupa a la comunidad internacional, expuso hoy su poderío militar "defensivo" durante un desfile para conmemorar el 30º aniversario del comienzo de su guerra con Irak (1980-1988).

Este aniversario fue marcado por un atentado con bomba durante un desfile militar en el noroeste de Irán que costó la vida a 12 personas y fue atribuido por las autoridades a "elementos contrarrevolucionarios". "La creciente capacidad militar de Irán está destinada únicamente a disuadir a los eventuales agresores y a defender a nuestro país contra las amenazas del enemigo", dijo el jefe del estado mayor, Hassan Firuzabadi, antes de la demostración de fuerza militar organizada todos los años el 22 de septiembre en Teherán. "Nosotros podemos afirmar con confianza al pueblo iraní que nuestro poderío militar es el más importante de la región", agregó el general Firuzabadi en su discurso conmemorativo de este conflicto que costó la vida a un millón de personas.

Irán hizo desfilar varias decenas de misiles que representaban a los principales componentes de su abundante arsenal, incluyendo misiles de mediano alcance (1.800 a 2.000 km) Sejil, Shahab 3 y Ghadr 1, capaces teóricamente de alcanzar a Israel. En esta ocasión presentó por primera vez cinco ejemplares de su avión sin piloto Karrar, cuya existencia fue revelada en agosto y que según las autoridades iraníes es capaz de lanzar bombas o misiles en un radio de 1.000 km.

Durante los últimos años, Estados Unidos e Israel afirmaron que no excluyen un ataque militar contra Irán, al que acusaron, a pesar de sus desmentidos, de intentar fabricar el arma atómica bajo la cobertura de su programa nuclear civil. En respuesta, los dirigentes iraníes realizaron numerosas maniobras militares, anunciaron nuevos armamentos y declararon reiteradamente que toda agresión contra Irán desencadenaría un conflicto generalizado en la región y estaría destinado a un rotundo fracaso.

Guerra sin límites
Desde Nueva York, donde asiste a la Asamblea General de las Naciones Unidas, el presidente Mahmud Ahmadinejad reiteró ayer que un ataque estadounidense contra Irán provocaría una guerra "sin límites". El desarrollo de la capacidad misilística de Irán preocupa mucho a Estados Unidos, que se refirió a la amenaza iraní para justificar una revisión de su política de defensa antimisiles.

El secretario de Estado norteamericano de Defensa, Robert Gates, había afirmado en junio que Irán era capaz de lanzar un ataque contra Europa con "decenas o incluso cientos" de misiles. En ese contexto, Rusia confirmó que renunció a entregar a Irán su moderno sistema antimisiles S-300, pero el ministro iraní de Defensa, Ahmad Vahidi, reiteró que Irán trabaja para elaborar un sistema equivalente.

El desarrollo de la potencia militar iraní también inquieta a los países árabes del Golfo, a pesar de las afirmacines de Irán según las cuales su arsenal militar "no amenaza a ningún país, pues fue desarrollado con un objetivo de defensa".

Recientemente, Estados Unidos reveló que estaba negociando con Arabia Saudita un contrato por 60.000 millones de dólares de armamentos para reforzar la seguridad del reino frente a Irán.

En un nivel más pacífico, Irán hizo desfilar por primera vez una unidad de 180 "cascos azules" con transportes de tropas blindados blancos que llevaban la sigla de la ONU.

Irán se "prepara desde hace varios años para suministrar un contingente de soldados de la paz a la ONU" y cascos azules iraníes fueron "enviados a varios lugares, sobre todo a Eritrea y Somalia", declaró el general Ataolá Salehi, comandante en jefe del ejército.