•  |
  •  |

Durante el primer decenio del siglo XXI, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) estuvieron al alcance de la mayoría de los habitantes del mundo por primera vez en la historia de la humanidad.


En 2010, más del 90% de los países han abierto sus mercados de servicios móviles e Internet a la competencia. Actualmente hay 157 organismos reguladores independientes en todo el mundo, en comparación con los 106 registrados a principios del decenio.

 

En el curso del decenio, el número de suscripciones a servicios celulares móviles en el mundo ha aumentado, pasando de mil a cinco mil millones. Entre 2000 y 2010 se pasó de menos de 400 millones a más de dos mil millones de usuarios de Internet.


En los últimos 10 años, se ha observado un gran aumento de la competencia en los siguientes servicios:

 

Servicios telefónicos básicos: los dos tercios de los países del mundo disponen de un régimen de competencia, en comparación con menos del 40% observado en 2000.


Líneas arrendadas: las tres cuartas partes de los países del mundo están abiertas a la competencia, en comparación con menos del 50% observado en 2000.
Bucle local inalámbrico: el 82% de los países del mundo aplica un régimen de competencia, en comparación con el 62% registrado en 2000.

La privatización

Hace 20 años, en 1991, sólo se habían privatizado los operadores de líneas fijas principales de 37 países. En la actualidad, los operadores históricos de 126 países están parcial o integralmente en manos del sector privado.


Sigue habiendo diferencias sustanciales entre las regiones: el 86% de los operadores históricos europeos han sido íntegra o parcialmente privatizados; en la CEI, sólo el 50%.


Dado el gran número de mercados ya privatizados, la actividad de privatización se ha desacelerado en los últimos años, especialmente a raíz de la crisis económica, debido al menor número de inversores interesados y a la reducción de los fondos de inversión disponibles.

 

La banda ancha
En 2010, unos 82 países de todo el mundo, desde Afganistán hasta Estados Unidos, Australia, Malawi, Chile y Eslovenia, han adoptado o tienen previsto adoptar una estrategia nacional de banda ancha.


Las políticas y planes nacionales de banda ancha privilegian claramente las ventajas que aporta la construcción de una infraestructura de banda ancha en todo el país para prestar servicios públicos en línea, en especial la cibersalud, la educación a distancia y el cibergobierno.


Actualmente, más de 40 países (en los cuales está Nicaragua) incluyen la banda ancha en sus definiciones de acceso universal y servicio universal, y en ciertos países el acceso a la banda ancha constituye un derecho jurídico.

*Los datos y estudios corresponden a ITU Statshot y proceden de la base de datos sobre Indicadores de Telecomunicaciones/TIC Mundiales de la UIT.

 

vayala@elnuevodiario.com.ni