•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AFP

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, expresó su respaldo ayer miércoles a su ex enconado rival y nuevo candidato presidencial republicano, John McCain, como el sucesor preferido en la Casa Blanca.

“Él va a ganar”, dijo Bush, al tiempo que brindó a McCain un apretón de manos y una palmada en la espalda, y besó a su esposa Cindy, en un día gélido y ventoso en Washington.

Pero no está del todo claro cómo Bush, con porcentajes de aprobación inéditamente bajos a falta de 10 meses de gestión, puede dar una mano a su derrotado en las primarias de 2000. “El presidente dará un respaldo a toda voz al senador McCain”, dijo la portavoz Dana Perino, pero “no creo que haya un punto dominante que el presidente Bush pueda actuar”.


A convencer a los escépticos
Se espera que el mandatario logre convencer a los republicanos escépticos que apoyen a McCain, además de ayudar a recaudar los indispensables millones de dólares en toda campaña y trabajar con el fin de recuperar el control del Congreso, dijeron asesores en la Casa Blanca.

Por lo pronto, Bush ofreció a McCain un recibimiento digno de un jefe de Estado: una bienvenida formal en la entrada de la Casa Blanca, un almuerzo y una aparición conjunta en el Jardín de la Rosas.

Bush tuvo que esperar por espacio de cuatro minutos en un frío que congelaba los dedos, eludiendo preguntas de la prensa y simulando una danza para entrar en calor, hasta que en un momento preguntó dónde estaba McCain.

Pero no contestó preguntas sobre la impopularidad del presidente y sobre sus desacuerdos con McCain.

Remarcó que ambos coinciden “en dos asuntos principales” en juego en noviembre: “uno, mantener el país seguro, y dos, que haya políticas económicas que favorezcan el crecimiento, en especial en lo que concierne a mantener los impuestos bajos”.


Heridas siguen abiertas
Sin embargo, varios analistas recordaron que las heridas de la puja en las primarias de 2000 todavía permanecen abiertas.

Durante la campaña en Carolina del Sur, McCain fue acusado falsamente de ser el padre ilegítimo de una niña negra. McCain adoptó una niña de Bangladesh.