•   El Cairo  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Al menos una persona murió a causa de los disparos efectuados por las fuerzas de seguridad sirias en la localidad de Yebla, en el noroeste del país, según varios grupos de activistas opositores al régimen de Damasco.

El grupo la Revolución Siria contra Bachar al Asad informó primero de la muerte de un joven identificado como Abdel Menem Ebied en esta localidad, cercana a la ciudad costera de Latakia, y elevó después el número de víctimas a tres, pero esta cifra no ha sido confirmada por otras fuentes.

La muerte de Ebied fue también atestiguada por el doctor Emar Yable, contactado telefónicamente por la cadena de televisión catarí Al Yazira. El médico aseguró que el joven, al que identificó como Abdel Razaq Ebied, falleció a causa de un tiro en la cabeza e indicó que en los ataques resultaron heridas cinco personas.

El doctor explicó que la situación es muy complicada en Yebla, donde civiles desarmados, entre ellos mujeres y niños, están siendo atacados de forma indiscriminada por las fuerzas del orden, matones y francotiradores. El ataque comenzó después de una reunión con el nuevo gobernador, según el médico, quien indicó que no se estaban celebrando manifestaciones.

El Movimiento 5 de febrero para el cambio pacífico en Siria dijo que las fuerzas de seguridad dispararon intensamente contra la gente pacífica en Yebla. Por su parte, el grupo la Revolución Siria contra Bachar al Asad explicó que tres personas fallecieron cuando salían de la mezquita de Abu Bakr al Sadiq tras de la oración de la tarde.

Una fuente responsable de la Jefatura General de las Fuerzas Armadas dijo que el número de fallecidos por disparos de grupos armados después del mediodía de ayer en la localidad de Nawaa, en la provincia meridional de Deraa, es de siete.

El viernes pasado Siria vivió la jornada más sangrienta desde el inicio de las protestas a mediados del pasado mes de marzo, que se saldó con un total de 112 muertos, según cifras de activistas de la oposición.