•   TRÍPOLI  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El despacho del coronel Muamar Kadhafi, en su inmensa residencia de Trípoli, quedó totalmente destruido la noche del domingo al lunes por un ataque aéreo de la OTAN, al tiempo que retumbaron potentes explosiones en varios barrios de la capital, sobrevolada por aviones, según comprobaron periodistas.

En el bombardeo, 45 personas sufrieron heridas, 15 de gravedad, indicó un responsable libio que llevó a los periodistas al lugar, y afirmó que ignoraba si había más víctimas bajo los escombros. "Se trata de un intento de asesinato del coronel Kadhafi", aseguró.

Seif Al Islam, hijo del coronel, tildó de "cobarde" el bombardeo del despacho de su padre. "Este ataque cobarde del despacho de Muamar Kadhafi puede amedrentar o aterrar a los niños pero nosotros no abandonamos la batalla y no tenemos miedo", dijo en una breve declaración a la televisión oficial Allibiya.

"Millones (de personas) están con Muamar Kadhafi. Personas que no tienen miedo", dijo, y sostuvo que la batalla lanzada por la OTAN está "perdida de antemano". "¿Han visto toda esta gente que se encuentra en Bab Al Aziziya pesar de las incursiones? ¿Cómo van a vencer a este pueblo?", dijo.

A las 03H00 locales (01H00 GMT), seguía saliendo humo de una parte del edificio destruido, donde decenas de curioso y seguidores del régimen se habían congregado y coreaban lemas a la gloria del Guía.

Una sala de reuniones, enfrente del despacho de Kadhafi, fue alcanzado por la onda de la explosión y quedó destruida parcialmente, constató el periodista.

Dirigentes africanos se habían reunido en esa misma sala con el coronel dos semanas atrás para preparar un plan de paz aceptado por el régimen y rechazado al final por la rebelión.

La OTAN había atacado la noche del viernes el sector de Bab Al Aziziya, donde se encuentra la residencia del dirigente libio.

La coalición internacional había destruido un edificio de la residencia y afirmó que se trataba de un centro de mando.

Potentes explosiones se habían registrado hacia las 00H10 locales (22H10 GMT) en varios barrios de la capital libia, objetivo desde el viernes de incursiones aéreas intensivas de la OTAN.

Las detonaciones, que fueron las más fuertes que han retumbado en la capital libia hasta ahora, estremecieron el hotel de los corresponsales de la prensa extranjera en Trípoli, situado cerca del centro de la ciudad.

Las televisiones estatales libias dejaron dejaron de emitir después de las explosiones y reanudaron sus programas al cabo de unos minutos, comprobaron periodistas.

Citando una fuente militar, la agencia oficial libia Jana indicó a su vez que "varios emplazamientos militares y civiles de la ciudad de Trípoli fueron blanco de ataques del agresor colonialista cruzado (en referencia a la OTAN), lo cual engendró daños humanos y materiales".

La agencia confirmó por otro lado el corte de las televisiones y radios estatales, y afirmó que la señal se restableció "al cabo de unos minutos gracias a las competencias técnicas nacionales".

Jana no precisó si centros de transmisión televisiva fueron blanco de los ataques.

Una coalición internacional interviene en Libia desde el 19 de marzo, con un mandato de la ONU, para poner freno a la represión sangrienta de la revuelta iniciada a mediados de febrero contra el régimen de Muamar Kadhafi, en el poder desde hace 41 años.

La OTAN tomó las riendas de la intervención militar el 31 de marzo.