•   DAMASCO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las fuerzas de seguridad intervinieron masivamente este lunes en varias ciudades de Siria, provocando al menos 25 muertos en Deraa, ciudad del sur del país donde comenzó el movimiento de protesta contra el régimen hace seis semanas, informaron militantes.

"Más de 3.000" miembros de las fuerzas de seguridad, apoyados por tanques, entraron en Deraa por la mañana, según militantes de los derechos humanos. "Los hombres disparan en todas direcciones y avanzan detrás de los blindados, que los protegen", declaró por teléfono el activista Abdala Al Harriri.

Por lo menos 25 personas murieron en esa ciudad agrícola de unos 75.000 habitantes, según un activista pro derechos humanos. "Al menos 25 mártires han caído, muertos por los disparos y el bombardeo con artillería pesada", indicó en comunicación telefónica.

El militante añadió que había cadáveres en la calle. Según el activista, la ciudad estaba sometida este lunes por la tarde a "un bombardeo intensivo con artillería pesada y con metralletas", ya que también había francotiradores en los tejados.

Minaretes mezquitas hacen llamados de socorro

Con estos ya son 386 los muertos en Siria desde el inicio del movimiento de protesta el 15 de marzo, según cifras compiladas. "Los minaretes de las mezquitas hacen llamados de socorro. Las fuerzas de seguridad han entrado en las casas. Hay un toque de queda y disparan contra quienes salen de sus hogares. Incluso han disparado a las reservas de agua que hay sobre los techos, para dejar a la gente sin agua", indicó un testigo poco antes.

Según otro militante, "la electricidad está cortada y las comunicaciones telefónicas son casi imposibles".

La represión del movimiento de protesta suscitó una enérgica condena de la ONU. "Las fuerzas de seguridad deben detener inmediatamente los disparos con balas reales contra los manifestantes", indicó en un comunicado la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Navi Pillay. "El primer paso es poner fin inmediatamente al uso de la violencia, y luego abrir una investigación exhaustiva e independiente sobre las matanzas, incluidos los presuntos asesinatos por parte de militares y de las fuerzas de seguridad, y llevar a sus autores ante la justicia", añadió Pillay.

Tras el inicio de esta intervención a pocos kilómetros de Jordania, "Siria cerró sus fronteras terrestres con Jordania", anunció el ministro jordano de Información, Taher Aduan.

Puestos fronterizos están abiertos
Citando al director general de Aduanas, Mustafa Buqai, la agencia oficial siria Sana desmintió la información diciendo que "todos los puestos fronterizos con los países vecinos, entre ellos Jordania, están abiertos".

Según los activistas, los servicios de seguridad estaban interviniendo también en Duma, a 15 km al norte de Damasco, y en Muadamiyeh, en las afueras de la capital.

Por otro lado, las fuerzas del orden mataron el domingo a 13 personas en Jableh, cerca de Latakia (noroeste), indicó este lunes un militante de los derechos humanos. En paralelo, los servicios de seguridad han efectuado una ola de arrestos en las filas de los opositores al régimen.

Según militantes de los derechos humanos, diez personas fueron detenidas el domingo en Damasco, Homs (centro), Deraa (sur), Latakia, Hasaka (noreste), Deir es Zor (este) y Alepo (norte).

Wisam Tarif, que dirige un grupo sirio de defensa de los derechos humanos llamado Insan y con sede en Sevilla (España), indicó el domingo que 221 personas están en paradero desconocido en Siria desde la mañana del viernes.

La ofensiva contra el movimiento de protesta se produce pocos días después de la derogación del estado de emergencia y de los tribunales de excepción, dos demandas de los manifestantes, que piden la caída del régimen del presidente Bashar al Asad.