•   TEGUCIGALPA  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El ex presidente hondureño Manuel Zelaya dijo hoy que Estados Unidos ha sido "el verdadero obstáculo" que han tenido los hondureños "para encontrar salidas justas" a la crisis política derivada del golpe de Estado que lo derrocó en 2009.

"El verdadero obstáculo que hemos tenido para encontrar salidas justas, durante todo este tiempo, han sido las posiciones parciales del propio departamento de Estado de los Estados Unidos", indicó Zelaya en una carta enviada a sus compatriotas desde República Dominicana, donde reside desde el 27 de enero de 2010.

Según Zelaya, Estados Unidos, con sus "gestiones internacionales" también ha favorecido "la impunidad del golpe de Estado militar en Honduras".

"Así lo ha expresado constantemente la secretaria (de Estado, Hillary) Clinton, afirmando que 'en Honduras ya se han cumplido todos los requisitos'", para que el país centroamericano pueda regresar a la Organización de Estados Americanos (OEA), de la que fue suspendida el 4 de julio de 2009, tras su derrocamiento, agregó el exmandatario.

El propio expresidente de facto Roberto Micheletti, a quien Zelaya califica de "terrorista" en su carta, "goza de toda la impunidad, con la anuencia norteamericana", añade el exgobernante, a quien le restaban siete meses de su mandato de cuatro años cuando fue depuesto y expulsado a Costa Rica.

Sobre la iniciativa de Colombia y Venezuela de buscar una pronta salida a la crisis política para que Honduras regrese pronto a la OEA, Zelaya expresó que "es un espacio adecuado para plantear la situación de los derechos humanos de las víctimas del golpe, así como los graves problemas generados por el golpe de Estado.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, auspició el pasado 9 de abril en Cartagena de Indias una reunión con sus homólogos de Venezuela, Hugo Chávez, y de Honduras, Porfirio Lobo, orientada a buscar una solución a la crisis hondureña, de la que se cumplirán dos años el 28 de junio próximo.

Zelaya recordó que la mayoría de países de América del Sur, Nicaragua, España y la secretaría general de la OEA no han cesado en sus esfuerzos "por encontrar una salida a la crisis hondureña", porque "la situación de inestabilidad creada en Honduras es una amenaza real y vigente contra las democracias del continente".

En su misiva, el derrocado presidente exigió para su regreso a Honduras una "convocatoria por plebiscito a la Asamblea Nacional Constituyente, inmediato retorno de exiliados, respeto irrestricto a los derechos humanos y reconocimiento del FNRP (Frente Nacional de Resistencia Popular) como fuerza política".

Uno de los obstáculos que según el presidente Lobo hay para que Zelaya no retorne al país son los dos juicios en contra del exgobernante por presuntos actos de corrupción, que después del golpe de Estado le incoó el Ministerio Público, sobre lo que esta semana podría fallar una Corte de Apelaciones.

Lobo ha pedido al poder judicial que le anule los dos juicios a Zelaya, del mismo modo que ya le suspendieron dos órdenes de captura que pendían contra el expresidente.

Al respecto, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Jorge Rivera, ha dicho en un par de ocasiones que si la autoridad competente resuelve anularle los juicios a Zelaya, será "una feliz coincidencia" con los deseos de Lobo, cuyo Gobierno ha sido reconocido por la mayoría de la comunidad internacional.