•  |
  •  |

La crisis económica, la piratería musical o la escasez de producto a precio moderado son algunos de los factores que han sumido a la industria discográfica en un estado de postración alarmante, coincidieron hoy en Miami varios expertos.

A estos factores habría que añadir la incapacidad de buena parte del sector para incorporar nuevos modelos de negocio, destacó un grupo de expertos del sector en la Conferencia Billboard de la Música Latina, que arrancó hoy en el hotel Eden Roc Renaissance de Miami Beach y concluye el próximo jueves.
"La venta de discos está cayendo como resultado de una combinación de factores externos e internos" que llevan a una situación crítica de la que es muy "responsable la piratería", dijo Jorge Mejía, vicepresidente de Sony/ATV Music Publishing.

Mejía participó en la conferencia "¿Qué le sucedió a la industria de la música latina?", en la que abogó por una más estricta legislación contra la piratería y una verdadera "voluntad política" de las autoridades para perseguir a ésta.

De hecho, la piratería musical en 2009, principalmente digital, fue responsable de un 71 por ciento del total de ventas de discos en la región, que experimentó una caída del 24 por ciento en las ventas legales entre 2007 y 2009, según datos del Federación Internacional de Productores Fonográficos (IFPI).

Raúl Vázquez, moderador del encuentro y director regional de la IFPI, resaltó que, además del fenómeno de la piratería, las ventas de discos de la industria musical latina siguen bajando.

Así, en 2008, las ventas de discos bajaron un 42 por ciento; en 2009 cayeron un 29 por ciento más y, en 2010, otro 15 por ciento, "casi un 40 por ciento en apenas dos años", resaltó Vázquez, quien precisó que esta caída ha afectado a todos los géneros musicales.

"El impacto negativo ha sido en todos los géneros y categorías", una crisis que hunde sus raíces en factores complejos como el fenómeno de la "inmigración en EE.UU. o la transición al formato digital", aparte de la incertidumbre sobre la recuperación económica mundial, afirmó.

Para Julio Vega, experto en ventas y mercadotecnia, la pregunta clave es ¿qué se necesita para vender más producto?, único camino para reducir la "caída tan alarmante de ventas", aseguró.

Un situación especialmente grave cuando se constata que hasta la "audiencia en radio está hundiéndose también" y cada vez les resulta más difícil a las emisoras "llegar a los consumidores hispanos en EE.UU. con un artista nuevo", explicó.

En opinión de Roberto Cantoral, director general de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), entre las causas de la grave crisis de ventas que padece esta industria figura la "falta de eficiencia" para saber "transformar" el mercado musical a partir de "nuevos modelos de negocio".

Abogó en la Conferencia, el mayor encuentro de la industria de la música latina en EE.UU., por la voluntad de "fortalecer el acceso a los contenidos" como fórmula para "levantar la curva" de ventas, en pronunciada caída.

"Hay que establecer precios que el consumidor acepte", señaló Guillermo Page, vicepresidente de Ventas de Sony Music Latin, de manera que se cree una relación contenido-precio, puntualizó.

Reconoció que resulta muy difícil lanzar un nuevo artista (que requiere una alta inversión económica) cuando el "precio del producto es tan bajo".

Sin embargo, Mejía no se mostró partidario de "abaratar la música", ya que la "gente descarga las canciones gratis".

Más bien, se trata de una labor de educación para que los consumidores sean conscientes de "todo el trabajo y sudor que hay detrás de cada canción" y rechacen la piratería musical o las descargas ilegales.

Todos coincidieron en que resulta imprescindible "sensibilizar a las autoridades para crear una cultura de la legalidad", porque se necesita que el mercado esté regulado y que los artistas y las compañías de discos puedan "recuperar su inversión y el fruto de su trabajo".