•   KABUL / AFP  |
  •  |
  •  |

La increíble evasión de casi 500 talibanes el lunes, por un túnel, desde la prisión de Kandahar (sur) es un éxito para los insurgentes y evidencia la debilidad del Estado afgano, aun cuando su impacto sobre la seguridad es difícil de evaluar, según los expertos.

“Es un éxito para los talibanes porque están bajo fuerte presión en la aglomeración de Kandahar. Esto les levanta la moral”, estimó Marum Mir, director del Centro afgano de Investigación y de Estudios Políticos.

Desde hace dos años, las fuerzas afganas y sus aliados de la OTAN multiplican las operaciones para hacer segura esta región, cuna histórica del régimen talibán (1996-2001) y considerada como estratégica para la estabilidad del país.

En una noche, parte de esos esfuerzos para debilitar y desalojar a los talibanes de Kandahar quedaron reducidos a nada. El mismo lunes, Waheed Omar, portavoz del presidente Karzai, mencionó “un desastre”.

El portavoz de la fuerza de la OTAN en Afganistán (ISAF), general Josef Blotz, estimó que era “demasiado pronto” para evaluar su impacto en el terreno, pues las identidades de los prófugos están pendientes de verificación.

Según una fuente militar occidental que pidió el anonimato, se “está lejos” de los “106 comandantes” liberados que anunciaron los talibanes. Una fuente de la seguridad occidental estima, por su parte, que son “tres o cuatro” los comandantes de nivel medio que se fugaron.

Hubo apoyo interno
Los hechos no dejan de ser importantes cuando algunos responsables occidentales se inquietan por la creciente adhesión de la población a la insurrección.

Al cabo de diez años de presencia militar extranjera ésta no ha logrado hacer que el país sea seguro, y sobre todo, ha enriquecido a la pequeña elite gubernamental corrupta.
Ayer, la Presidencia afgana admitió que la evasión no habría podido llevarse a cabo sin una “cooperación” y una “ayuda” internas.

Los talibanes dijeron haber demorado cinco meses en cavar el túnel de más de 300 metros de largo. Según el analista y exdiplomático afgano Ahmad Sayidi no es posible cavar un túnel tan largo sin que nadie se entere.