•   MISRATA / AFP  |
  •  |
  •  |

Remanentes de las fuerzas leales al líder libio Muamar Kadhafi, expulsados de Misrata, atacaron ayer martes el puerto de esta localidad, único enlace de la asediada ciudad rebelde con el exterior, pero los insurgentes aseguran que esta es una “batalla perdida” para el régimen.

El régimen libio ha pedido una cumbre extraordinaria de la Unión Africana para “movilizar” al continente y una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el bombardeo de “zonas civiles” y el “intento de tomar por objetivo” al coronel Muamar Kadhafi.

Hacia la una de la tarde, hora local, una decena de proyectiles cayeron en el puerto a 12 km al este de Misrata, único vínculo con el mundo exterior, en la medida que las fuerzas pro-Kadhafi han cortado los accesos por carretera.

Al menos tres refugiados africanos murieron, cuando los proyectiles estallaron en un campamento instalado junto a la costa, según médicos locales y periodistas en el lugar.
Un barco de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) destinado a evacuar a miles de africanos que intentaban huir de la ciudad, rodeada por las fuerzas gubernamentales, debió alejarse a 2 km de la costa por precaución.

Aviones de OTAN los bombardea
Aviones de la OTAN sobrevolaban la ciudad, donde también podían escucharse explosiones intermitentes, después de un periodo de calma de 24 horas.

Según periodistas en el puerto, los aparatos efectuaron al menos un ataque.

En los últimos días, Misrata ha sido escenario de violentos combates al cabo de los cuales los rebeldes expulsaron a los soldados leales a Kadhafi.

Desde el viernes, las explosiones y los combates provocaron decenas de muertos y cientos de heridos. Según la Media Luna Roja en Misrata, el conflicto ha dejado unos 1,500 muertos entre habitantes y rebeldes desde la sublevación de la ciudad el 19 de febrero.

“Misrata es la clave de Trípoli. Si (Kadhafi) abandona Misrata, abandonará Trípoli. No es tan loco como para hacer eso”, había advertido el lunes el portavoz militar del Consejo Nacional de Transición (CNT) de la oposición en Bengasi (este), coronel Ahmed Omar Bani.

Pero el coronel Kadhafi libra “una batalla perdida” porque los rebeldes son más numerosos, están “mejor equipados, entrenados y organizados, y más determinados que nunca”, aseguró el martes otro portavoz del CNT, Jalal Al Gallal.