•   LA PAZ  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Alrededor de dos mil jubilados bolivianos iniciaron hoy una marcha entre el altiplano y la ciudad de La Paz para pedir al presidente del país, Evo Morales, un aumento del 10 % en sus rentas mensuales, el doble de lo ofrecido por el Ejecutivo.

El máximo dirigente de la Confederación de Jubilados de Bolivia, Mamerto Goyochea, informó por teléfono que comenzaron la caminata en la localidad de Kemalla, situada a casi 200 kilómetros de La Paz, a donde prevén llegar en diez días.

Goyochea, que encabeza la movilización, sostuvo que la oferta de un 5 % de aumento es "discriminatoria" e "insensible" con los jubilados, ya que este mismo mes el Gobierno aprobó un alza salarial del 11 % para maestros y trabajadores de salud y de un 10 % para policías y militares.

"Estamos pidiendo un trato igual que al resto de los sectores", dijo Goyochea, quien señaló que la inflación de los últimos doce meses pasó del 11 %, mientras el coste de los alimentos subió un 18 %.

La confederación agrupa actualmente a 122 mil jubilados, cuyas rentas (pensiones) mínimas son de alrededor de 254 dólares mensuales.

Los precios en Bolivia se dispararon en diciembre pasado con el llamado "gasolinazo", el aumento de hasta un 82 % del precio de los combustibles que Morales decretó, pero luego tuvo que derogar ante fuertes protestas sociales.

Los jubilados caminarán hasta 20 ó 30 kilómetros diarios por el altiplano, a casi 4.000 metros de altitud, hasta llegar a La Paz y son acompañados por médicos, ambulancias y policías.

El Gobierno rechaza pagar más allá del 5 % con el argumento de que la ley y los convenios firmados permiten ese porcentaje, aunque ha convocado a los dirigentes de los jubilados a dialogar en lugar de mantener la protesta.

El ministro de Trabajo, Félix Rojas, dijo hoy en una rueda de prensa que lamenta la medida de fuerza y está preocupado por la salud de los jubilados porque enfrentarán bajas temperaturas en el altiplano.

Aseguró que el Ejecutivo está tomando las previsiones del caso porque quiere "resolver el problema en la vía de la negociación", mientras que el dirigente Goyochea anticipó que si el Gobierno quiere dialogar, deberá hacerlo en medio de la carretera por la que marchan.