•   TEGUCIGALPA / AFP  |
  •  |
  •  |

La capital hondureña estaba cubierta ayer miércoles por una capa de humo provocada por incendios forestales, lo que ha dejado millonarias pérdidas por atrasos en los vuelos internacionales, además de provocar  otros trastornos.

A cualquier hora del día, en la ciudad parece atardecer debido al manto de humo que se extiende por toda su irregular topografía, caracterizada por los numerosos cerros y colinas.
“Se ha formado (sobre la capital) una capa de humo denso (...) porque la topografía no ayuda a que circule y se ha encerrado en medio de los cerros”, a lo cual contribuye la debilidad de los vientos, explicó a la AFP el pronosticador del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), Oscar Lagos.

“Las más afectadas han sido las líneas aéreas”, añadió el técnico de la SMN, que tiene sus oficinas en el aeropuerto Toncontín, al sur de la ciudad.

El presidente de la Asociación de Líneas Aéreas, Armando Fúnez, declaró a la prensa local que la terminal está “entrando a la tercera semana de crisis por el humo que se ha ubicado en la zona de Tegucigalpa”.

Problemas para volar
La escasa visibilidad provoca que muchos de los vuelos que despegan y aterrizan en Toncontín -uno de los aeropuertos más peligrosos del continente, ya que está encajonado entre montañas- tengan que ser suspendidos o pospuestos.

“A veces las operaciones se hacen con instrumentos pero las aerolíneas toman precauciones”, indicó el pronosticador.
Fúnez estimó que por cada hora de atraso las aerolíneas que mayoritariamente operan en el aeropuerto de Toncontín (Taca, Copa, Delta, American y Continental) pierden unos 50,000 dólares.

Los pasajeros también se quejan porque frecuentemente tienen que esperar durante horas a que mejore la visibilidad para que puedan salir los vuelos.

De acuerdo con las normas internacionales, las aeronaves pueden despegar y aterrizar con una visibilidad mínima de 5 km, pero se han dado casos en que la visibilidad sobre la capital hondureña apenas es de 1 km, según Lagos.

El gubernamental Hospital-Escuela, también reportó que el humo está afectando a la población, sobre todo a los niños.

El pronosticador del IMN explicó que el humo se origina producto de numerosos incendios forestales que ocurren no sólo en Honduras sino en los países vecinos, particularmente Nicaragua y El Salvador.

Según el Departamento de Protección Forestal del estatal Instituto de Conservación Forestal (ICF), en lo que va del año se han reportado en Honduras 1,219 incendios en bosques, los cuales han provocado la destrucción de 54,291 hectáreas.

Además, la densidad del humo aumenta a causa de las quemas que hacen los campesinos en sus áreas de cultivos, un antiguo procedimiento con que se preparan las tierras para la siembra antes del inicio de las lluvias, pronosticadas para la segunda quincena de mayo.

“Con unas cuatro o cinco lluvias que caigan, el humo desaparece”, vaticinó Lagos.