•   DAMASCO / AF  |
  •  |
  •  |

Estados Unidos y la Unión Europea decidieron adoptar sanciones contra Siria, donde las fuerzas del orden mataron a 62 manifestantes ayer viernes, según militantes de los derechos humanos.


Las autoridades deploraron de su lado la muerte de nueve militares y policías.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama impuso sanciones económicas contra varias entidades administrativas del régimen sirio y funcionarios, entre ellos Maher, hermano del presidente Bashar al Asad, anunció este viernes la Casa Blanca.


Las sanciones, decididas por las “violaciones de los derechos humanos en Siria”, incluyen a Maher al Asad, responsable del Ejército sirio, al igual que a Ali Mamluk, jefe de los servicios de inteligencia y a Atef Najib, a quien se ha presentado como el ex jefe de inteligencia de Deraa (sud), epicentro de las protestas contra el régimen.


Por su parte, la Unión Europea anunció que se dispone a decretar un embargo de armas y a preparar otras sanciones contra el régimen sirio en respuesta a la represión sangrienta de las manifestaciones en el país, informaron ayer fuentes diplomáticas en Bruselas.


Los embajadores de los 27 Estados europeos, reunidos en Bruselas, encargaron el viernes a sus expertos la elaboración de este tipo de sanciones, lo que podría hacerse en poco tiempo, según fuentes diplomáticas.


Además del embargo de armas, podría decretarse la congelación de haberes y la prohibición de visados para los responsables de la represión.


El Observatorio sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres, informó acerca de 62 muertos este viernes, entre ellos 33 en la provincia meridional de Deraa, 27 en la de Homs (centro) y dos en Latakia (noroeste) y en sus alrededores.

Matan a ocho soldados y a un policía
Paralelamente, ocho soldados y un policía perdieron la vida el viernes en ataques de “grupos terroristas”, anunció un portavoz militar citado por la agencia oficial siria Sana.


El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó el viernes en Ginebra el envío urgente de una misión para investigar sobre la violación de los derechos humanos en Siria.


Casi mes y medio después del inicio de un movimiento sin precedentes contra el régimen del presidente Bashar al Asad, los “jóvenes de la revolución siria” llamaron el jueves en Facebook a un “viernes de la ira” en solidaridad con la ciudad de Deraa.


En respuesta a ese llamado, unas 2,000 personas se congregaron en Midan, un barrio de Damasco, afirmaron militantes a la AFP. En Saqba, cerca de la capital, un testigo indicó que miles de habitantes habían salido a las calles para pedir la caída del régimen.


En la ciudad industrial de Homs (centro), miles de personas gritaron “abajo el régimen”, según videos filmados por militantes y difundidos por primera vez en vivo en Internet.


En Banias (noroeste), unas 10,000 personas desfilaron a primeras horas de la tarde, según militantes de los derechos humanos.


En Deir Ez Zor, a 460 km al noreste de Damasco, dos manifestaciones fueron reprimidas “con bastonazos y cables eléctricos” cuando unas mil personas salieron de las mezquitas Al Faruk y Al Othman, dijo a la AFP Nawwaf al Bashir, un militante pro derechos humanos.