•  |
  •  |
  • END

NUEVA YORK / AFP

Estados Unidos pedirá la extradición del traficante ruso Viktor Bout, inculpado tras ser arrestado el jueves en Bangkok, cuando creía venderle armas a las FARC, en el desenlace de una trampa urdida por la agencia antidrogas norteamericana (DEA), anunció la Fiscalía de Nueva York.

Bout, detenido ayer jueves en Tailandia, fue acusado en Estados Unidos de conspirar para vender millones de dólares en armas ilegales a los rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), dijo en rueda de prensa el fiscal federal del distrito sur de Nueva York, Michael García.

Entre las armas que Bout quería vender a los rebeldes marxistas figuran un centenar de misiles tierra-aire, según documentos entregados a la prensa por la Fiscalía de Nueva York y funcionarios antinarcóticos estadounidenses.


Antinarcóticos se hacen pasar como guerrilleros
Bout en realidad nunca entró en contacto con las FARC para negociar esta última venta de armas, sino que cayó en una trampa urdida por la DEA, que hizo pasar a dos de sus informantes por guerrilleros de la insurgencia marxista colombiana.

Bout y un cómplice, Andrew Smulian, también inculpado por el mismo cargo, son pasibles de penas de hasta 15 años de cárcel, precisó García.

Durante contactos en las Antillas holandesas, Dinamarca y Rumania con quien pensaba eran guerrilleros de las FARC, Bout y Smulian supuestamente les propusieron entregarles 100 misiles tierra aire “SAM” y lanzadores de misiles.

Smulian dijo, incluso, a los falsos miembros de las FARC, “que por 5 millones de dólares podría transportar las armas” hasta Colombia, ofreciéndoles incluso entregarlas lanzándolas en paracaídas, según García.

Según las conversaciones iniciadas con sus supuestos clientes colombianos, los traficantes les aseguraron que las armas estaban en Bulgaria, listas para ser entregadas. Sólo faltaba un último encuentro para concretar el negocio.


También lo solicitará Rusia
La reunión fue programada de común acuerdo para el 6 de marzo en un hotel de Bangkok, donde Bout fue detenido por las autoridades tailandesas en el desenlace de la operación que se había iniciado en noviembre de 2007.

La Fiscalía no reveló la suerte de Smulian. “Para Bout y Smulian, el negocio de venta de armas era muy real. Demostraron ambos su voluntad de ayudar a una organización terrorista y su capacidad para hacerlo”, dijo García.

Viktor Bout, ex oficial de la Fuerza Aérea soviética, nacido en Tayikistán hace 41 años, era buscado por Interpol por haber violado varios embargos de la ONU contra diferentes países, algunos de ellos en África.

Moscú indicó que podría solicitar su extradición a Rusia, donde también es objeto de varias investigaciones criminales.

Bout fue acusado de suministrar armas al líder guerrillero de Liberia Charles Taylor, a los rebeldes congoleses, y también a los talibanes y a la red Al Qaida en Afganistán previamente al 11 de septiembre de 2001.

En varios informes de la investigación, la ONU denunció a Bout como pionero de la globalización mafiosa, de un tráfico de armas sin fronteras, más allá de los Estados y de sus legislaciones.