•   Jávea/EFE  |
  •  |
  •  |

Los blogueros árabes que participaron hoy en la segunda jornada del "Mediencounter, I Encuentro de Blogueros del Mediterráneo", advirtieron de que aún queda mucho por hacer tras las revoluciones de Egipto y Túnez porque "la democracia todavía no está asentada".

En la sesión matinal del encuentro, organizado por Casa Mediterráneo en la localidad de Jávea (este de España), algunos blogueros de Egipto y Túnez subrayaron que, de momento, lo más relevante de las revoluciones triunfantes en sus países ha sido que han sido depuestos los presidentes egipcio, Hosni Mubarak, y tunecino, Zin el Abidín Ben Alí.

El tunecino "Z", quien oculta su verdadera identidad por miedo a posibles represalias (aunque en el encuentro de Jávea ha comparecido públicamente), dijo que el objetivo real de su lucha contra Ben Alí fue el combate contra la censura, entendido de modo amplio como una batalla en favor de la libertad.

"Z" se dio a conocer por sus caricaturas muy críticas con Ben Alí y su entorno familiar y político, en las que uno de sus motivos recurrentes es un flamenco rosa, una especie que habita una gran laguna de Túnez, donde personajes vinculados al régimen anterior tenían la intención de construir un complejo residencial, lo que hubiera destruido por completo ese ecosistema.

El flamenco rosa, que en principio constituía un símbolo por la supervivencia de ese ecosistema, terminó siendo un motivo político y de lucha contra el régimen de Ben Ali porque, como dijo "Z", urbanista de profesión, "dejé de hablar de urbanismo y empecé a hablar de política."

Desde 1987, cuando Ben Alí asumió el poder tras derrocar al padre de la independencia tunecina, Habib Burguiba, "Túnez ha sido un país secuestrado por un grupo de personas a las que no importaba censurar, coartar la libertad de expresión y mandar a la cárcel e incluso torturar a quienes eran críticos con ellas".

No obstante, una vez derribado Ben Alí, "Z", al igual que muchos de sus compañeros, se pregunta: "ya no hay censura, ¿y ahora qué?".

Por su parte, el egipcio Basel Ramsis manifestó que el movimiento que derribó a Mubarak "no ha sido una revolución de facebook, ni de jóvenes ni de carácter pacifista", sino que ha sido un proceso de crecimiento de la sociedad egipcia, de las clases medias urbanas, cansadas ya de ese régimen.

No obstante, y al igual que "Z", Ramsis llamó la atención sobre la necesidad de seguir avanzando en el proceso de reformas, ya que, de momento, señaló, "hemos derrotado un régimen, pero tengo dudas de que hayamos conseguido mucho más".

En tono irónico, el periodista y bloguero egipcio Hany Darwish manifestó: "sólo le agradezco una cosa a Mubarak, que desde mediados de los años 90 gastó mucho dinero en tecnología de comunicaciones", lo que facilitó el auge de internet en Egipto y, por consiguiente, el crecimiento de las redes sociales, que canalizaron el descontento popular.