•   SAN JOSÉ/EFE  |
  •  |
  •  |

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, se alista para leer mañana ante el Congreso el informe de su primer año de labores, mientras la oposición lleva adelante una ofensiva para apoderarse del directorio legislativo, algo que no sucede desde 1966.

La mandataria dijo a medios locales esta semana que el informe será "una importante reflexión" que consiste en "prácticamente (una) lista de las principales metas" que su Gobierno se propuso cumplir, metas que presentará "con un nivel de detalle".

Se prevé que el discurso de la mandataria se extienda por alrededor de una hora la tarde de este domingo 1 de mayo, fecha en que tradicionalmente se lleva a cabo cada año esta actividad, en la que también se elige el directorio legislativo para los próximos 12 meses.

El próximo 8 de mayo Chinchilla cumplirá un año de Gobierno que ha estado marcado por el impulso en el Congreso, hasta el momento infructuoso, de un proyecto de reforma fiscal que busca paliar el déficit equivalente al 5,3 % del Producto Interno Bruto (PIB) acumulado en 2010.

Otro asunto que ha concentrado la atención del primer gobierno en la historia del país encabezado por una mujer, ha sido un litigio limítrofe con Nicaragua desencadenado en octubre pasado y que ahora está en manos de la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Mañana cumplirá su primer año de labores la Asamblea Legislativa, en medio de una inusual alianza de partidos de oposición de derecha, izquierda y centro, que pretende arrebatarle el control del Congreso al partido en el Gobierno, algo que no sucede desde 1966.

El Movimiento Libertario (derecha), el Frente Amplio (izquierda), el Partido Acción Ciudadana (centro-izquierda) y el Partido Unidad Social Cristiana firmaron una alianza que hicieron pública y que en el papel les daría 31 votos de los 57 diputados del Congreso.

Esto les permitiría tomar el control de la agenda legislativa y las comisiones, lo que supondría que la oposición definirá cuáles temas tendrán prioridad de discusión y votación.

La oposición ha dicho que la intención es "darle rumbo" al país, pues considera que al mando del oficialismo esto no ha sucedido en el primer año del Congreso.

Los diputados oficialistas y el Gobierno han criticado este acuerdo al considerar que los partidos de oposición no cuentan con una agenda de peso y de consenso para llevarla adelante en el Plenario para los siguientes doce meses.

Además, el Gobierno y el oficialismo han advertido que nadie puede asegurar los votos para el directorio hasta que hayan sido emitidos.

Chinchilla ha pedido a los diputados opositores que presenten un documento público sobre la agenda de temas que impulsarán en el Congreso, pues a su juicio existen grandes diferencias entre los partidos de oposición en temas clave para el país, como la energía.

"El Movimiento Libertario quiere que el ICE (Instituto Costarricense de Electricidad) compita con las trasnacionales, mientras el PAC quiere (que se mantenga) el monopolio" del ICE, ha afirmado Chinchilla.