•   TRÍPOLI  |
  •  |
  •  |

El personal internacional de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Trípoli se trasladó hoy temporalmente a Túnez debido a la situación de "inseguridad" en la capital libia, según confirmó una portavoz del organismo.

Los doce trabajadores internacionales de la ONU en Trípoli cruzaron en las últimas horas la frontera con Túnez, desde donde "seguirán supervisando" la situación en Libia, indicó la portavoz de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Stephanie Bunker.

El personal de Naciones Unidas en Bengasi permanecerá no obstante en esa ciudad y los ciudadanos libios que trabajan para el organismo tampoco abandonarán el país, subrayó Bunker.

"Tan pronto como la situación lo permita, el personal desplazado volverá a Trípoli", dijo la portavoz.

Los empleados internacionales llevaban apenas tres semanas en la capital libia, desde que el 10 de abril la subsecretaria general de OCHA, Valerie Amos, firmara un acuerdo con el Gobierno de Muamar al Gadafi para permitir la entrada de agencias de la ONU en Trípoli.

La evacuación se produce un día después de que un bombardeo de la OTAN acabara con la vida de Saif el Arab, el hijo menor del líder libio, Muamar el Kadhafi, así como con tres nietos de éste, en una vivienda en la que se encontraba el propio Kadhafi y su mujer, según la versión oficial difundida por la televisión pública.

El suceso ha intensificado el clima de caos en la capital, donde hoy fueron atacadas las legaciones diplomáticas de Italia y el Reino Unido, países que participan en la misión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Libia.

La alianza atlántica ha confirmado haber atacado un puesto de mando y de control en la zona, pero no ha confirmado la muerte del hijo de Kadhafi.