•   Nueva York  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó hoy al visitar una de las estaciones de bomberos que respondieron a los atentados del 11-S en Nueva York que "cuando decimos que no olvidamos, lo decimos en serio".

Obama visita la Gran Manzana cuatro días después de la muerte del líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama bin Laden, en una operación de comandos estadounidenses en Pakistán.

El presidente almorzará hoy en esa estación de bomberos, que perdió quince hombres en la caída de las torres y que aún alberga el "Vehículo 54, Escalera 4", uno de los primeros camiones en acudir a las Torres Gemelas cuando los aviones secuestrados por miembros de Al Qaeda se estrellaron contra ellas y provocaron su derrumbe.

En su visita a la estación, Obama, quien tuvo ocasión de ver una placa de bronce colocada en uno de los muros para rendir homenaje a los quince caídos, estuvo acompañado por el exalcalde de Nueva York Rudolph Giuliani y el comisionado de Bomberos Salvatore Cassano, entre otros.

El presidente saludó uno por uno a cada bombero, frente al vehículo 54.

"Este es un sitio que simboliza el sacrificio extraordinario que se hizo en aquel terrible día hace casi diez años", indicó Obama, quien en referencia a la muerte de Bin Laden aseguró que "lo ocurrido el domingo envía un mensaje: Cuando decimos que no olvidamos nunca, lo decimos en serio".

"Es algo que va más allá de partidos y de Gobiernos... Ustedes siempre tendrán un presidente y un Gobierno que les apoyará", sostuvo el presidente, que no tiene previsto efectuar alocución pública alguna durante su estancia.

Además de saludar a los bomberos, Obama tiene previsto depositar una corona de flores en la Zona Cero, donde se levantaron las Torres Gemelas derrumbadas en los atentados del 11 de septiembre de 2001, y reunirse con familiares de las víctimas.

Según declaró el portavoz presidencial, Jay Carney, la visita "es apropiada tras la exitosa misión para hacer justicia sobre Bin Laden, para reconocer las terribles pérdidas que sufrió Nueva York el 11-S y para reconocer el peso que los familiares y los seres queridos de las víctimas han acarreado desde entonces, hace casi diez años".

La visita, agregó el portavoz, representa un esfuerzo para "intentar ayudar a los neoyorquinos, y a los estadounidenses en general, a volver página".

Bin Laden murió el domingo por disparos en la cabeza y el pecho en una operación desarrollada por comandos estadounidenses, que le localizaron en una residencia de la localidad de montaña de Abbottabad, en las cercanías de Islamabad.