•   NUEVA YORK / AFP  |
  •  |
  •  |

El presidente Barack Obama depositó este jueves una ofrenda floral en la “Zona Cero” de Nueva York, en una ceremonia que buscó cerrar definitivamente las heridas de los ataques del 11 de setiembre de 2001 tras la muerte de su responsable, Osama Bin Laden, el domingo.

Obama se inclinó y observó un minuto de silencio, tras colocar la corona de flores en el preciso lugar donde se erigían las torres gemelas derribadas por los ataques de la red islamista Al Qaida que causaron unos 3.000 muertos.

En su primera visita a la “Zona Cero” en calidad de presidente, Obama se reunió además en privado con familiares de las víctimas de los atentados, tras visitar un cuartel de bomberos y la comisaría de policía del barrio.

“Este es un sitio simbólico del sacrificio extraordinario que se hizo en ese día terrible, hace casi 10 años”, dijo Obama.

La visita tuvo lugar cuatro días después de la operación que ordenó para eliminar en Pakistán a Bin Laden, tras una década de vanos intentos de Estados Unidos por localizarlo.

“Lo sucedido el domingo, gracias al coraje de nuestros militares y al trabajo extraordinario de nuestros servicios de inteligencia, envió un mensaje al mundo entero, pero también a casa: cuando decimos que no olvidaremos nunca, va en serio”, dijo Obama al visitar el cuartel de bomberos.

“¡Misión cumplida!”
“Fantástico”, comentó a la AFP Alfred Douglas, un obrero de 49 años que trabaja en la Torre Cuatro y que estaba en el lugar durante los atentados. “Vine a decirle a Obama que hizo un muy buen trabajo: ¡Misión cumplida!”

La Casa Blanca aseguró que no se trataba de una visita para cantar victoria sino de una forma de homenaje a las víctimas de los ataques, que desencadenaron la controvertida guerra global de Estados Unidos contra el terrorismo.

“Obvio que no podemos volver a traer a sus amigos que perdieron, y sé que cada uno de ustedes no sólo lloran por ellos, sino que también en los últimos 10 años estuvieron con sus familias, sus hijos, tratando de brindarles consuelo y apoyo”, dijo Obama.
 

Evaden controversia
La Casa Blanca trató de eludir la controversia sobre las circunstancias exactas de la redada que acabó con Bin Laden, destacando por otra parte que la peligrosa misión se ejecutó “perfectamente”.

Funcionarios gubernamentales se negaron por ahora a dar más detalles de la operación contra el líder de Al Qaida, tras verse obligados a modificar el relato de lo que sucedió exactamente, cuando los efectivos SEAL de la Marina ingresaron en Pakistán en una acción encubierta.

El portavoz de la Casa Blanca, Jim Carney, dijo que después de revisar los detalles de la operación y ofrecer nueva información de lo ocurrido, Washington no rendiría más cuentas públicamente.

“Lo destacable aquí es que un grupo de extraordinarios efectivos estadounidenses viajó a un país extranjero en la oscuridad de la noche y ejecutó perfectamente una misión y logró una meta que Estados Unidos tenía desde el 11 de septiembre, hace casi 10 años”, dijo.

Pakistán admite que falló
El ejército paquistaní admitió el jueves “fallas” en la tarea de inteligencia para localizar a Bin Laden, pero amenazó con revisar su cooperación con Washington en caso de otro ataque estadounidense al estilo del que mató al líder de Al Qaida.

Además, el jefe de Estado Mayor de las influyentes fuerzas armadas paquistaníes, Ashfaq Parvez Kayani, ordenó que se reduzca el número de instructores militares estadounidenses en Pakistán al mínimo posible.

“Si bien admitimos nuestras fallas” en materia de inteligencia para encontrar a Bin Laden, los “logros” al respecto no admiten comparación, indicó el Estado Mayor en un comunicado.

Tras el operativo contra Bin Laden, las encuestas revelaron un inmediato incremento de la popularidad de Obama.

Pero la Casa Blanca parece estar decidida a evitar dar una imagen de excesivo triunfalismo o de ceder a la tentación de explotar los hechos con fines electorales.

La voluntad de mantener una atmósfera de dignidad se tradujo además en la negativa de Obama de autorizar la difusión de fotografías del cuerpo muerto de su enemigo, reclamada por algunos medios.

 

Al Qaeda planeaba atentar contra trenes en EU

Mientras tanto, el material incautado en la residencia de Osama Bin Laden en Pakistán apunta a que la red terrorista Al Qaeda se planteaba perpetrar atentados contra trenes en EU, según una advertencia de seguridad divulgada ayer.

La advertencia interna del Departamento de Seguridad Nacional y la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), difundida por medios estadounidenses, indica que “en febrero Al Qaeda supuestamente se planteaba atentar contra trenes en algún lugar de EU en el décimo aniversario del 11 de septiembre de 2001”.

Una de las opciones, explica el documento, era “manipular los raíles de manera que el tren cayera de la vía en un valle o en un puente”.

Según los medios, esta advertencia se emite basada en la información que se ha comenzado a extraer de los documentos y material electrónico hallado en la residencia de Abbottabad, en las cercanías de Islamabad, donde comandos estadounidenses abatieron a Bin Laden el pasado domingo.

Sin embargo, el Departamento de Seguridad Nacional puntualizó que carece de indicios de que esa posible trama hubiera llegado a ponerse en marcha y se encontraba aún tan sólo en la categoría de “aspiración”, algo que a Al Qaeda le gustaría hacer.

El departamento y el FBI alientan a las autoridades locales a mantenerse vigilantes, aunque subrayan que no emiten una alerta terrorista, debido a la inexistencia de datos específicos o creíbles que apunten a un plan en marcha.