•   DAMASCO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos cinco manifestantes perdieron la vida y otros varios resultaron heridos este viernes por los disparos de las fuerzas de seguridad en Homs, y en Damasco fue detenido Riad Sefi, uno de los principales líderes de la oposición siria. "Al menos cinco personas murieron y varias resultaron heridas de gravedad por los disparos de las fuerzas de seguridad contra una manifestación", declaró  Najati Tayara, militante de derechos humanos de la ciudad.

Según este activista, las fuerzas de seguridad dispararon contra una de las manifestaciones que tuvieron lugar en Homs llegaba a Bab Dreib, en el centro de esta ciudad industrial situada a 160 km al norte de Damasco, precisó.

Esta versión y el balance fueron confirmados por otros dos militantes de derechos humanos de la ciudad.

Asimismo, varios tanques tomaron posiciones tanto en el centro de Homs, tercera ciudad en importancia de Siria, como en varios barrios periféricos, entre ellos Baba Amr y Deir Baalba.

Los servicios de seguridad, con altavoces colocados en camionetas, exhortaban a los habitantes que participaron en las manifestaciones a rendirse en la comisaría de su barrio "si no quieren ser detenidos y castigados". También instaban a los comerciantes a volver a sus casas y a los habitantes a no salir.

Según Najati Tayara, "decenas de personas fueron detenidas la noche del jueves al viernes en varios barrios de la ciudad".

Detienen a prestigioso líder
En Damasco, Riad Seif, uno de los líderes más prestigiosos de la oposición siria, "fue detenido después de la oración del viernes cerca de la mezquita Al Hasan, en el barrio Midan", declaró el presidente del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abdel Rahman. Una manifestación que congregaba a varias centenas de personas tuvo lugar a la salida de la mezquita.

Seif, de 64 años, purgó una condena de dos años y medio de cárcel entre enero de 2008 y julio de 2010 por abogar por la democracia. Forma parte de los 12 opositores que habían firmado la "Declaración de Damasco" en la que instaban a un cambio democrático en Siria.

En 2001, ya fue condenado a cinco años de cárcel acusado de haber querido "cambiar la Constitución de una manera ilegal".

Sanciones

En Bruselas, la Unión Europea (UE) acordó el viernes imponer sanciones a 13 miembros del régimen sirio por la violenta represión de las manifestaciones en el país, indicaron fuentes diplomáticas. Entre esas 13 personas no figura al presidente Bashar al Assad. Las sanciones, que están pendientes de ser aprobadas formalmente por los gobiernos europeos, consisten en una congelación de los haberes de los 13 responsables así como una prohibición de viajar al territorio de la UE.

En el norte del país, las manifestaciones congregaron a cerca de 9.000 personas en las ciudades de mayoría kurda Qamishli, Amuda y Derbasiyé, según el militante político kurdo Hasan Berro, pese a la prohibición del régimen. Asimismo, 2.500 personas se manifestaron en Banias, en la costa mediterránea, y otras desafiaron al régimen en Kafar Nubol (240 km al norte de Damasco), Deir Ezor (460 km al este de la capital) y Al Bukamal, una localidad fronteriza con Irak, según un militante de derechos humanos.

En Saqba, cerca de Damasco, miles de personas salieron a las calles para reclamar la caída del régimen y la liberación de prisioneros políticos. El jueves, 300 personas fueron detenidas en esta localidad.

El ministerio del Interior pidió en un comunicado a la población que se abstuviera de participar en manifestaciones o sentadas en esta jornada bautizada por la oposición como el "Viernes del desafío". "Es un mensaje a todos los que son conscientes de la situación. No nos moveremos. Nos sacrificaremos por la libertad, la dignidad y el orgullo (...)" afirma el texto colgado en el sitio "The Syrian Revolution 2011", creado por jóvenes militantes.

Ejército proseguía su retirada

En el sur de Damasco, el ejército proseguía su retirada de la ciudad de Deraa, epicentro de la protesta contra el régimen, situada a 100 km al sur de la capital, según indicó un alto responsable del ejército.

El ejército, que inició su retirada de esta ciudad el jueves por la mañana, había ocupado la ciudad el 25 de abril para acabar con las protestas iniciadas el 18 de marzo. Según el general Haddad, unas 600 personas han sido detenidas en esta ciudad desde entonces.

Desde el inicio de las protestas, al menos 8.000 personas han sido detenidas en Siria, según la organización Insan.

Las organizaciones de derechos humanos mencionan al menos 600 muertos, la mayoría en Deraa.