•   AQUILEIA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El papa Benedicto XVI pidió hoy en Aquileia (noreste), donde inició una visita pastoral de dos días a la región de Friuli-Venecia Julia, "nuevos objetivos misioneros" y una "relación franca" con los no creyentes.

En la plaza del Capitolio, ante la muy antigua basílica consagrada en 1031, una muchedumbre densa acogió al sumo pontífice bajo un sol primaveral radiante.

El Papa los saludó en el dialecto del Friuli, luego en alemán, en esloveno y en croata.

Aquileia, polo de expansión del cristianismo en el siglo IV, es la primera etapa de una visita pastoral de dos días a esta región que debe conducirlo el sábado en la noche a Venecia.

Esta ciudad ha sido, desde la época del Imperio romano "una puerta entre Oriente y Occidente", dijo, afirmando que su comunidad cristiana "se convirtió rápidamente en una comunidad de mártires, de testigos auténticos de la fe".

"Rindo homenaje a esta tierra bendita, irrigada de sangre (...) y ruego a sus santos mártires que susciten aún hoy discípulos valientes y fieles", dijo el Papa.

Este pasado "debe llevarles a nuevos objetivos misioneros en este periodo perturbado", añadió.

Los cristianos deben anunciar "la belleza" de su fe "en una relación franca y sincera con los no practicantes, con los no creyentes y los creyentes de otras religiones", dijo.