•   San Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, extendió hoy por un año más la presencia de tropas del Ejército en las calles para combatir la delincuencia en el país, donde, según cifras oficiales, se registran 11 asesinatos diarios.

Funes también anunció el inicio de consultas que permitan ampliar el radio de acción de los militares y conseguir 400 millones de dólares más para el plan de seguridad. "He decidido prorrogar durante un año más la vigencia del decreto 70, que habilita a la Fuerza Armada a participar en operaciones de mantenimiento de la paz interna", declaró Funes en la celebración del 187 aniversario de la Fuerza Armada y el Día del Soldado.

Funes alargó así la presencia militar en las calles, que ordenó por primera vez el 18 de junio de 2009 y amplió hace exactamente un año, cuando aumentó en 3.000 soldados el pie de fuerza en 29 zonas y extendió el accionar militar a "puntos ciegos" de las fronteras y algunas cárceles del país.

"El trabajo conjunto con la Policía, así como la labor de control en centros penales y en puntos ciegos de la frontera han sido las áreas de desempeño de los efectivos militares y en las mismas lo han hecho con mucha eficacia", resaltó el mandatario.

No obstante, consideró que "es preciso pensar en una ampliación de las tareas y radios de acción de la Fuerza Armada para profundizar la lucha contra el crimen", que causa un promedio de 11 asesinatos diarios, para lo cual se celebrarán reuniones con todas las fuerzas políticas del país. "Necesitamos ampliar la presencia de las fuerzas militares, de los efectivos militares, en colaboración con la Policía Nacional Civil, a aquellas zonas donde han migrado las pandillas y han concentrado su accionar delincuencial", explicó.

Funes aclaró que no se ha previsto "modificar el marco jurídico que rige la naturaleza y el alcance de las funciones de la Fuerza Armada". "No es tiempo ni oportunidad de tocar la Constitución en esta materia. Dentro del marco jurídico actual es posible perfectamente ampliar y mejorar el desempeño militar y eso es lo que vamos a hacer", agregó.

Las Fuerzas Armadas salvadoreñas vieron limitada su actuación a la defensa de la soberanía en virtud de los Acuerdos de Paz tras la guerra civil que padeció este país entre 1980 y 1992.

El jefe de Estado recordó que "el incremento de la lucha contra el crimen y el delito requiere necesariamente de mayores erogaciones que la estrechez de recursos del Estado no permite hacer frente".

"Enfrentamos a un enemigo muy poderoso que se mueve a nivel regional con recursos que superan a los que disponen las fuerzas de seguridad de nuestros países (...) Solo para dar un dato: el ingreso anual por contrabando de cocaína es del orden de los 100.000 millones de dólares, casi cinco veces mas que el producto interno bruto de El Salvador", sostuvo.

En ese contexto, señaló que se requiere que la "sociedad en su conjunto haga un esfuerzo extraordinario para una batalla que también es extraordinaria", por lo que propuso que se dé un proceso de consultas y discusiones para definir la manera de obtener esos recursos.

Detalló que el gabinete de seguridad ha diseñado una serie de medidas y acciones que requieren un presupuesto extraordinario de casi 400 millones de dólares, entre los que se incluyen 33 millones de dólares que se destinarán a la Fuerza Armada.