•   EL CAIRO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Seis personas murieron y un centenar resultaron heridas la noche del sábado en enfrentamientos entre musulmanes y cristianos en un barrio de El Cairo, según un balance provisional comunicado por el Ministerio de la Salud.

El Ministerio no precisó la confesión de las víctimas de estos enfrentamientos en el barrio Imbaba, en el noroeste de la capital egipcia, que agravan un clima de por si tenso entre comunidades religiosas.

Los enfrentamientos se produjeron cuando musulmanes atacaron la iglesia cristiana copta de Santa Mina con la intención de liberar a una mujer cristiana que estaba, según ellos, detenida tras haber querido convertirse al islam.

Un responsable de la parroquia atacada, el padre Hermina, declaró a la AFP que los muertos eran coptos y fallecieron en un ataque al final del día de "golfos y salafistas (un movimiento fundamentalista islamista, NDLR) que nos dispararon".

Un cuerpo cubierto con una sábana con un evangelio depositado encima yacía en la iglesia, donde se podían ver rastros de sangre en el suelo.

Militares presentes en el lugar dispararon al aire para intentar separar a ambos bandos. Unos musulmanes arrojaron cócteles molotov a los cristianos, constató un periodista de la AFP.

Los heridos, víctimas de fracturas o balas, fueron trasladados en ambulancias a cuatro hospitales de la ciudad, según fuentes médicas.

La situación en el lugar seguía siendo muy tensa la noche del sábado al domingo.

Unos "golfos" también atacaron por la noche otra iglesia del barrio, la iglesia de la Virgen María, y la incendiaron, indicaron los servicios de seguridad. Los bomberos intentaban sofocar el incendio.

Los coptos, o cristianos de Egipto, la minoría cristiana más importante de Cercano Oriente, representan entre 6 y 10% de la población de este país, que supera los 80 millones de personas.

Desde hace meses las polémicas sobre las supuestas conversiones de mujeres cristianas al islam que habrían sido secuestradas y estarían encerradas en iglesias o monasterios provoca tensiones desde hace un mes entre estas dos comunidades.

Varias manifestaciones convocadas por salafistas tuvieron lugar estas últimas semanas en torno a este tema. La última, el viernes en El Cairo, se transformó en acto de apoyo a Osama ben Laden, el jefe de Al Qaida muerto en una operación norteamericana de comando en Pakistán.

Los dos casos más sensibles de presuntas conversiones en Egipto son los de Camilia Chehata y Wafa Constantine, esposas de sacerdotes coptos ortodoxos que estarían encerradas a pesar suyo después de querer cambiar de religión. La Iglesia copta lo desmiente.

Estos casos quedaron reflejados en las amenazas proferidas contra los coptos por una rama irakí de Al Qaida después de la carnicería cometida el 31 de octubre en una catedral siriaca católica que dejó 53 muertos. Prometían más ataques si las dos mujeres no eran liberadas.

Dos meses más tarde, la noche de San Silvestre, un atentado contra una iglesia copta de Alejandría (norte de Egipto) causaba 21 muertos.

Los coptos, presentes en Egipto desde los primeros tiempos del cristianismo, antes de la era islámica, se lamentan de discriminaciones y marginación creciente en la sociedad egipcia, en gran mayoría musulmana sunita.

Su sentimiento de inseguridad se agravó desde la caída el pasado 11 de febrero del presidente Hosni Mubarak, que ha traído una visibilidad creciente del movimiento salafista, corriente sunita que preconiza la vuelta a las prácticas de los primeros tiempos del Islam.