•   Managua/EFE  |
  •  |
  •  |

El expresidente de Honduras Manuel Zelaya, derrocado en 2009, anunció hoy en Managua su posible regreso a su país en los "próximos días" si se alcanza un acuerdo en el marco de la mediación de Colombia y Venezuela.

"Es posible que podamos regresar en los próximos días (a Honduras), al culminar este proceso de mediación", indicó Zelaya en un discurso con ocasión de la apertura del XVII edición del Foro de Sao Paulo, que reúne a 42 partidos políticos de izquierda de 32 países de América Latina, el Caribe, Europa y Asia.

Zelaya, expulsado por los militares hacia Costa Rica tras derrocarlo el 28 de junio de 2009, reafirmó su interés de regresar a Honduras.

"Lo hemos intentado y ahora se abre una oportunidad", agregó el exgobernante, en referencia a la mediación de Colombia y Venezuela sobre la crisis hondureña.

Zelaya dijo que ese proceso puede culminar la próxima semana y "si Dios quiere y así se dan las cosas, por la dignidad de los pueblos de Latinoamérica, es posible que los que estamos desterrados", a como se autocalificó, regresen a su país.

Sobre la mediación, de la que agradeció a los presidentes Juan Manuel Santos, de Colombia, y Hugo Chávez, de Venezuela, preguntó el por qué el Departamento de Estado de los Estados Unidos "no se pronuncia por esa mediación".

"Esperamos que se pronuncie, porque es el único país de América que no se pronuncia en la solución, en respaldo de ese proceso para nuestras democracias en Latinoamérica", añadió.

Zelaya, que calificó a Managua "como su segunda patria", criticó además en el Foro a los Estados Unidos por mantener su bloqueo económico hacia Cuba.

"Es necesario que quiten el bloqueo a Cuba, desde hace décadas. Es un crimen que nosotros no podemos aceptarlo", señaló.

El expresidente hondureño, radicado en República Dominicana, dijo que se ha dedicado, tras su derrocamiento, "a la defensa de la democracia al lado de los partidos de izquierda del continente y a señalar a los enemigos de la democracia", entre los que mencionó a los Estados Unidos.

Durante su largo discurso cargó contra el neoliberalismo, el imperialismo estadounidense y el capitalismo, al que calificó como "un antónimo de democracia", mientras, agregó, el "socialismo es un sinónimo de democracia".

También elogió el reciente referendo celebrado en Ecuador y a sus seguidores, aglutinados en el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), del que Zelaya es coordinador general.

Una Corte de Apelaciones anuló recientemente los dos procesos por presunta corrupción que pendían contra Zelaya, lo que allanó el camino para su retorno al país.

La anulación de los procesos, además, era una condición de varios gobiernos para apoyar el regreso de Honduras a la OEA, que suspendió al país porque no se restituyó al exmandatario.

Sin embargo, Zelaya ha dicho en varias ocasiones que no regresa a Honduras porque hay amenazas de muerte contra él, y su esposa, Xiomara Castro, denunció la semana pasada que el empresario José Lamas, amigo de su familia, le aseguró que hay un plan para asesinar al expresidente, versión que el hombre de negocios ha desmentido.