•   NUEVA YORK / AFP  |
  •  |
  •  |

El exdirector del FMI, Dominique Strauss-Kahn, obtuvo ayer jueves la libertad bajo fianza a cambio de un millón de dólares, aunque quedó inculpado formalmente de intento de violación y agresión sexual contra una empleada de un hotel de Nueva York.


El juez Michael Obus accedió a liberar a Strauss-Kahn de la cárcel Rikers Island a cambio de la fianza sumado a un depósito de garantía de cinco millones de dólares, la entrega de todos los documentos de viaje, un arresto domiciliario en Mahanttan y un control mediante un brazalete electrónico las 24 horas.


El ahora expatrón del Fondo Monetario Internacional (FMI) fue inculpado de las siete acusaciones planteadas por la fiscalía bajo el acta “El pueblo del Estado de Nueva York contra Dominique Strauss-Kahn”, entre ellas intento de violación en primer grado, delito sexual en primer grado, agresión sexual y manoseos no consentidos.


“Son cargos extremadamente serios”, dijo el fiscal Cyrus Vance al final de la audiencia celebrada en el Tribunal de lo Penal de Nueva york, en el sur de Manhattan.


En caso de ser hallado culpable de todos los cargos, Strauss-Kahn puede ser condenado hasta a 74 años de prisión. Vance prometió que el acusado gozará de “toda la protección disponible” en el sistema judicial norteamericano.

Audiencia el seis de junio
Strauss-Kahn comparecerá de nuevo ante la justicia de Nueva York el seis de junio para una audiencia en la que podrá declararse no culpable. El exjefe del FMI niega todas las acusaciones.


Strauss-Kahn pasaría la noche de ayer en la prisión de Rikers Island, adonde había sido trasladado el lunes tras una primera audiencia, y este viernes será colocado bajo arresto domiciliario.


“Es un gran alivio”, dijo uno de sus abogados, William Taylor, al referirse a su liberación bajo fianza. La situación “es mucho mejor ahora que cuando empezamos”, agregó.


En la audiencia estuvieron presentes la mujer de Strauss-Kahn, Anne Sinclair, a quien se vio con los ojos rojos, y su hija Camille, que no pudo contener las lágrimas.


Sometido a una creciente presión, el socialista francés de 62 años decidió el miércoles renunciar con “efecto inmediato” a su cargo en el FMI.
“Es con infinita tristeza que hoy me siento obligado a presentar al Consejo de Administración mi renuncia a mi puesto de director gerente del FMI”, dijo Strauss-Kahn en una carta en la que explica las razones de su decisión.


“Quiero decir que niego con la mayor firmeza posible todas las acusaciones que se han hecho en mi contra. Quiero proteger esta institución en la que he servido con honor y abnegación, y en particular, quiero consagrar toda mi fuerza, mi tiempo, y toda mi energía a probar mi inocencia”, agregó.


Estas palabras constituyeron la primera declaración pública de Strauss-Kahn desde que estalló el caso.


Los investigadores dicen tener evidencia física -incluyendo un examen médico efectuado inmediatamente después de la denuncia- que muestra un intento de violación.