•   MADRID / AFP  |
  •  |
  •  |

Miles de personas volvieron a llenar ayer viernes la Puerta del Sol de Madrid, centro de protestas desde hace seis días, y plazas de varias ciudades de España, horas antes de entrar en vigor la prohibición de la autoridad electoral de manifestarse debido a las elecciones del domingo.

“De Tarhir a Madrid, al mundo, world revolution”, rezaba una de las pancartas que lucían los concentrados en Madrid, más numerosos que las noches anteriores.
Estos llenaban además las calles adyacentes de la emblemática plaza madrileña en un ambiente festivo en el que coreaban slogan por un sistema político y económico más justo, acompañados de silbatos y percusiones.

La manifestación, a la que se unían actos similares en muchas ciudades españolas y de la Unión Europea (UE), tenía lugar poco antes de que a medianoche entrara en vigor la prohibición de mantener concentraciones hoy sábado y mañana domingo en toda España debido a las elecciones.

Precisamente para medianoche, momento en que concluye la campaña electoral y empieza la jornada de reflexión previa al voto, el movimiento llamado 15-M,  convocó una acción silenciosa, un “grito mudo” en la Puerta del Sol.

Este acto consistió en congregarse llevando “un trozo de cinta de pintor o de carrocero” en la boca.

Fuerzas de seguridad no actuarán

La junta electoral prohibió el jueves todo tipo de manifestaciones en los próximos dos días, alegando que “son contrarias a la legislación electoral”, y la justicia española no se pronunció al no admitir dos recursos presentados en contra.

Por su parte, el gobierno socialista español dio a entender que no disolverá estas acciones y señaló que las fuerzas de seguridad actuarán con “oportunidad, congruencia y proporcionalidad”.

“Vamos a ver los acontecimientos y en función de los acontecimientos, la policía tomará sus decisiones”, declaró el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Además de las manifestaciones, los participantes en el movimiento de Madrid llevan además varios días acampados en la Puerta del Sol día y noche y pretenden quedarse hasta el domingo.

El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, declaró que el ejecutivo debe actuar con “comprensión y sensibilidad”, en declaraciones a la radio Cadena Ser.

“Lo que hay detrás y el fondo es el impacto duro de la crisis económica, sobre todo el empleo y las expectativas para los jóvenes en relación con el empleo. Mi obligación es escuchar, ser sensible, intentar dar la respuesta desde el gobierno para que cuanto antes recuperemos la economía y el empleo”, añadió.

Este movimiento espontáneo, compuesto en su mayoría por jóvenes --aunque cada vez se unen más personas de todas las edades-- y alimentado desde las redes sociales, dice no representar “a ningún partido político” y atrae cada día a más personas, en un momento en que la economía española intenta salir con dificultades de la recesión.

La crisis dejó más del 21% de desempleo, tasa que supera el 44% entre los jóvenes de menos de 25 años.

“Queremos una sociedad nueva que dé prioridad a la vida por encima de los intereses económicos y políticos. Abogamos por un cambio en la sociedad y en la conciencia social”, y “demostrar que la sociedad no se ha dormido”, reza su manifiesto.