•   MEXICO  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Cinco delincuentes murieron en un enfrentamiento entre sicarios y fuerzas federales y estatales ocurrido la madrugada de hoy en la localidad mexicana de Boca del Río, vecina a la ciudad de Veracruz, este del país, informaron fuentes oficiales.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) confirmó las cinco muertes de los agresores ocurridas cuando las fuerzas de seguridad intentaron "repeler la agresión" de un grupo de sicarios que se trasladaba en varios vehículos contra un retén militar.

"En el enfrentamiento de esta noche entre las fuerzas del orden y el crimen organizado el saldo es de cinco delincuentes abatidos", detalló el gobernador Javier Duarte a través de su cuenta de Twitter.

El mandatario estatal pasó tres mensajes por la red social con relación a los hechos, derivados de "un operativo realizado por el Ejercito, la Marina y la Policía estatal en Veracruz" ocurrido la madrugada de hoy en el bulevar Adolfo Ruiz Cortines.

Tras el incidente, el gobernador Duarte señaló en otro mensaje que en su estado "no hay lugar para la delincuencia" y que la Administración a su cargo seguirá "haciendo todo lo necesario para evitar que el crimen se apodere de nuestra sociedad".

Por su parte, la Sedena detalló en su comunicado que personal de la VI Región Militar incautó diez armas largas, tres cortas, dos lanzagranadas y seis granadas.

En la acción los militares movilizaron un helicóptero para tratar de neutralizar a los delincuentes.

En Veracruz el grupo criminal dominante es el de Los Zetas, aunque en la zona también existe presencia del cártel del Golfo.

Estas organizaciones se han prodigado en los últimos meses en diversas acciones criminales, especialmente contra los indocumentados que cruzan por el estado hacia el norte, rumbo a Estados Unidos.

El estado de Veracruz, uno de los más poblados del este de México, es vecino al de Tamaulipas, escenario en los últimos meses de cruentos enfrentamientos entre ambas organizaciones criminales, lo que ha obligado a reforzar la presencia del Ejército y la Marina en la zona para tratar de contrarrestar la criminalidad.