•   GUATEMALA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Tres presuntos miembros del cartel de drogas mexicano Los Zetas fueron capturados este sábado en un poblado al oeste de Ciudad de Guatemala cuando colocaban mantas con leyendas para reivindicar la matanza de 27 campesinos en el norte del país el pasado fin de semana.

Un portavoz de la Policía Nacional Civil explicó a periodistas que las detenciones se registraron en la ciudad de Quetzaltenango, unos 200 km al oeste de la capital.

Los tres supuestos miembros de la organización criminal, identificados como José Arturo Godoy Artola, de 32 años, Cristofer José Cardona Chen, de 20, y un menor de edad, fueron capturados cuando viajaban en un vehículo en el que llevaban mantas con los mensajes.

"La guerra es contra aquellas personas que trabajan con (el cartel mexicano) el Golfo. Otto Salguero es uno de los más importantes surtidores de cocaína al Golfo y los que pagaron con sus vidas son trabajadores de él que mantienen su organización", afirma una de las mantas colocadas en esa ciudad.

En la leyenda aclaran que "la guerra no es con la población civil ni con el gobierno, mucho menos con la prensa, así que llevemósla tranquilo", según fotografías publicadas por la prensa local.

No obstante, hacen una advertencia a la prensa al indicar que dejen de publicar noticias en contra de esa organización "antes que la guerra sea con ustedes, el que avisa no es traidor".

Los textos llevan la firma de "Z 200", la misma que dejaron marcada con sangre de las víctimas de la matanza en la casa patronal de la finca Los Cocos, en La Libertad, Petén, unos 600 km al norte de la capital y fronterizo con México.

Salguero es el propietario de la finca donde el pasado fin de semana fueron asesinados los 27 labriegos, de los cuales 26 fueron decapitados.

Textos con similares mensajes fueron colocados en las cabeceras departamentales de Huehuetenango y Baja Verapaz, en el oeste y norte del país, y en el municipio de Poptún, Petén, todos con fuerte presencia de Los Zetas.

El presidente Álvaro Colom decretó el pasado lunes un estado de sitio en esa región con el fin de dar con los responsables de la matanza, la peor que cometen en este país los carteles del narcotráfico.