•   CARACAS / EFE  |
  •  |
  •  |

Presos de una cárcel de Caracas mantienen secuestrados  a su director, José Gregorio Hernández, y a varios funcionarios en un número que varía entre 15 y 30, según las fuentes, en protesta por un supuesto maltrato policial a los reos, informaron autoridades, familiares y una organización de apoyo a los reclusos.       
La protesta comenzó el viernes por la noche en la cárcel La Planta y la negociación se reanudó en la tarde de ayer, con la llegada al lugar de Consuelo Cerrada, titular de Servicios Penitenciarios del Ministerio del Interior, junto a fiscales del Ministerio Público.

“Tenemos 15 funcionarios” secuestrados, “no son 30”, dijo Cerrada a los periodistas tras dar cuenta de que “lo que generó el malestar” fue una supuesta agresión policial que dejó cuatro reclusos heridos, aparentemente de balas, uno de los cuales sigue hospitalizado.
       
Quieren destitución de los altos mandos
Destacó que si bien estudiarán las peticiones de los presos, “no podemos esperar” que las hagan, subrayó, “con medidas como la privación ilegítima de la libertad de funcionarios”.

Previamente, el coordinador de la organización no gubernamental de ayuda penitenciaria Una Ventana a la Libertad, Carlos Nieto Palma, indicó que junto al director del penal, con capacidad para 450 presos, pero donde están hacinados más de 2.700, están secuestrados el subdirector, de apellido Lugo, y el jefe de personal de la prisión, Javier Pérez. “En total son 16 personas”, reiteró.

La portavoz de los familiares de los reclusos, Maryoleth de Santiago, aseguró que los secuestrados “son más de 30, todos del personal administrativo”, y confirmó que los reclusos  demandan la destitución del director y de los dos jefes de la Guardia Nacional de la cárcel.       

Agentes de la Guardia Nacional Bolivariana, GNB, Policía Militarizada,  “maltrataron” a unos presos y luego se produjo “una balacera que me dicen que no fue nada normal; había tanto tiro que debieron cerrar la autopista” que cruza Caracas en cuyo centro-oeste se levanta la prisión, añadió Nieto Palma.

La autopista fue cerrada intermitentemente por familiares de los presos, sin que se registraran intentos policiales por reabrirla.