•   LA HABANA  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un sismo de 3,2 grados en la escala de Richter fue perceptible hoy en el este de Cuba, cuando se desarrollaba en la isla la última etapa del ejercicio nacional "Meteoro-2011", centrado en acciones de preparación para enfrentar casos de desastres naturales, informaron medios oficiales.

El temblor de tierra no causó víctimas ni daños materiales y fue localizado esta mañana en la provincia de Santiago de Cuba a 11.9 kilómetros al este-noroeste de la montaña de la Gran Piedra y a una profundidad de 25 kilómetros por el Servicio Sismológico Nacional, según un reporte de la televisión estatal.

En Santiago de Cuba, situada a unos 860 kilómetros al este de La Habana, se desarrollaron hoy entrenamientos prácticos dirigidos por la Defensa Civil, como evacuaciones, acciones de rescate y salvamento, para enfrentar riesgos de inundaciones y otros tipos de catástrofes naturales o accidentes.

El Jefe del Estado mayor General de la Defensa Civil de la isla, el general Ramón Pardo, señaló que el ejercicio "Meteoro" tiene como principal objetivo "reducir al mínimo" las vulnerabilidades asociadas a situaciones climatológicas como los huracanes y otros desastres como la aguda sequía que azota gran parte del país.

Los ensayos también se realizaron en otras provincias de la isla, incluida La Habana, donde los responsables del ejercicio reiteraron los llamados al ahorro de agua ante el impacto de la falta de lluvias que afecta el suministro en la ciudad a más de un millón de personas (de 2,2 millones de habaneros).

El "Meteoro" es una experiencia de adiestramiento que se realiza en Cuba desde 1986, en principio solo dirigida a órganos de dirección para enfrentar los peligros que representan los organismos ciclónicos.

Desde mediados de los años 90 las actividades del ejercicio se generalizaron a otros fenómenos de origen natural, sanitarios o tecnológicos, o una combinación de estos.

Los especialistas del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba prevén que la próxima temporada ciclónica - entre el 1 de junio y el 30 de noviembre- será "menos activa" que la anterior, aunque advierten que tal predicción "no significa" que los cubanos puedan relajarse.