•   Bogotá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El acuerdo que allana el camino para un regreso de Honduras a la OEA después de casi dos años de suspensión recibió hoy los parabienes de los otros países centroamericanos y de Estados Unidos, que consideran que contribuirá a la reconciliación.

"Es un gran día para el pueblo de Honduras", afirmó la secretaria de Estado de EU, Hillary Clinton, un día después de que el presidente hondureño, Porfirio Lobo, y su antecesor, Manuel Zelaya, derrocado por un golpe de estado el 28 de junio de 2009, firmaran en Colombia un acuerdo que permite el regreso del segundo a su país y facilita el camino para una vuelta de Honduras a la OEA.

El acuerdo suscrito con "la ayuda de los Gobiernos de Colombia y Venezuela" es una "oportunidad para alcanzar la reconciliación nacional y finalizar el aislamiento internacional" de Honduras, subrayó Clinton en una nota de prensa.

Además, Lobo y el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, anunciaron en Managua, también ayer, el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países, rotas después del golpe.

Nicaragua el único sin reconocer a Lobo
Nicaragua era el único país centroamericano que no reconocía al Gobierno de Lobo, quien asumió el poder en enero de 2010 como ganador de los comicios de noviembre de 2009, que estaban convocados desde antes del golpe.

Todavía varios países de Suramérica, como Brasil, Ecuador, Uruguay, Argentina y la misma Venezuela, no reconocen al Gobierno de Lobo.

Los Gobiernos centroamericanos celebraron hoy el acuerdo que facilita el retorno de Honduras a la Organización de Estados Americanos (OEA), de la que fue suspendida el 5 de julio de 2009.

El convenio, suscrito ayer en la ciudad colombiana de Cartagena, permite además la reincorporación plena del país al Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

El gobernante guatemalteco, Álvaro Colom, dijo hoy que se siente feliz porque la crisis hondureña haya llegado "a un feliz término", y que las relaciones internacionales de Honduras hayan "regresado a la normalidad". A juicio de Colom, la crisis que se inició en Honduras con el derrocamiento de Zelaya "fue una lección dura" para toda América Latina, que se vio obligada "a fortalecer" sus "sistemas democráticos" para que ese tipo de hechos "no vuelvan a ocurrir".

Costa Rica complaciente
En toda América Latina, aseguró, "hay un criterio unificado de que la democracia es la vía para el desarrollo de nuestros países". El Gobierno de Costa Rica manifestó en un comunicado su "complacencia por el restablecimiento de las relaciones institucionales entre todos los países centroamericanos" lograda ayer con la firma del acuerdo entre Lobo y Zelaya.

Y añadió que "espera que los acuerdos alcanzados permitan superar de manera definitiva la crisis política en Honduras y que todos los sectores involucrados logren la reconciliación en un marco de paz y de fortalecimiento de sus instituciones democráticas".

Asimismo, el Gobierno de El Salvador señaló en un comunicado difundido este lunes que el acuerdo de Cartagena "contribuye sin duda a la consolidación del proceso por el que transita la hermana República de Honduras para lograr la plena reconciliación de su sociedad".

La firma del Acuerdo de Cartagena "debe conducir a la plena reincorporación de Honduras a la comunidad internacional y a la normalización de su vida pública", señaló el Gobierno de Panamá, uno de los que más ha bregado por el fin del aislamiento de Honduras tras el golpe.

Ayer mismo el secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, expresó su intención de presentar hoy mismo ante el Consejo Permanente del organismo en Washington el acuerdo para que se convoque próximamente una Asamblea Extraordinaria del organismo hemisférico en la que se ratifique el retorno de Honduras.

El presidente Lobo dijo hoy que espera "muy pronto" el regreso de su país al organismo interamericano "con el respaldo de la mayoría de los países de América".

Zelaya podría retornar el sábado
Está previsto que Zelaya, que ha residido en República Dominicana desde el 27 de enero de 2010 como invitado especial del Gobierno de ese país, retorne a Honduras el próximo sábado 28 de mayo acompañado de varios exministros y del canciller venezolano, Nicolás Maduro.

El Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), que apoya a Zelaya, calificó hoy como un "triunfo" del expresidente y del pueblo el acuerdo firmado ayer en Cartagena de Indias.

Juan Barahona, subcoordinador del FNRP en Tegucigalpa, dijo a Efe que en la resistencia están "satisfechos por los acuerdos firmados", aunque, alertó de que "la lucha no termina ahora, sino que comienza una nueva fase para lograr una Constituyente".

El día que fue obligado a dejar Honduras, el 28 de junio de 2009, Zelaya, que como presidente alineó a Honduras con los países bolivarianos, estaba convocando a un consulta con vistas a una Constituyente, a pesar de que los otros poderes del Estado habían considerado que era ilegal.

Ese mismo día fue reemplazado por Roberto Micheletti, presidente del Congreso y de su mismo partido Liberal, quien gobernó hasta la asunción de Lobo.

Barahona indicó además que el FNRP "no reconoce" ningún esfuerzo de Lobo para que ayer se haya firmado en la ciudad colombiana de Cartagena el acuerdo con Zelaya, pues era "una obligación y una rectificación" de su Gobierno "traer a un expatriado por la fuerza".

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, celebró ayer mismo el acuerdo y manifestó que su Gobierno estará "muy pendiente" de que se cumpla, pues cree que "habrá fuerzas internas en Honduras, y fuerzas externas, que van a pretender boicotearlo".

El secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, expresó hoy su alegría porque "el pueblo hondureño se haya reconciliado" y Honduras haya normalizado las relaciones diplomáticas con sus vecinos, y porque el presidente Lobo pueda estar en la próxima Cumbre Iberoamericana a finales de octubre en Asunción.