•   JOPLIN / AFP  |
  •  |
  •  |

Miembros del Cuerpo de Socorristas continuaban ayer martes buscando sobrevivientes en la ciudad de Joplin, Misuri, en el centro de Estados Unidos, arrasada por un tornado que dejó al menos 122 muertos, aún impactados por la magnitud del desastre y en medio de advertencias de más tormentas.

“Todavía estamos en una fase de búsqueda y de salvataje, y esto continuará en las próximas horas”, dijo el responsable municipal, Mark Rohr, en conferencia de prensa ayer, a casi dos días del desastre que dejó aplanada gran parte de la ciudad de unos 50,000 habitantes.

Un masivo embudo de nubes de varios kilómetros de diámetro y con vientos de hasta 320 kilómetros por hora pasó con una fuerza devastadora por Joplin la noche del domingo, dejando 116 muertos y cientos de desaparecidos.

Rohr explicó que hay una creciente sensación de urgencia, mientras los rescatistas cavaban entre los escombros de la ciudad con la esperanza de encontrar más sobrevivientes. “La vida de las personas está en juego”, afirmó Rohr.

El tornado de Joplin podría ser el más mortífero en Estados Unidos desde el comienzo de los registros modernos en 1950. Un tornado en Flint, Michigan, en 1953 también dejó 116 muertos.

Las pérdidas de bienes asegurados provocadas por tornados podrían ubicarse entre 1,000 millones y 3,000 millones de dólares, dijo ayer un funcionario de la empresa de evaluación de riesgos Eqecat.

Dos mil edificios dañados
Más de 2,000 edificios -un tercio de esta ciudad que limita con los estados de Kansas y Oklahoma- fueron dañados o destruidos cuando el tornado de más de varios kilómetros de ancho llegó rugiendo tras una advertencia emitida apenas 24 minutos antes.

El huracán masivo del domingo dejó una franja de destrucción a lo largo de 6.4 kilómetros de largo y más de un kilómetro de ancho.

Brandon Hicks, de 26 años, tuvo la suerte de estar en un viaje de pesca fuera de la ciudad cuando llegó el tornado, pero volvió para descubrir que su casa, así como otra del lado contrario de la calle que pertenece a su hermano, fueron completamente destruidas.

“Estamos tratando de obtener todo lo recuperado antes que llegue la próxima tormenta”, dijo Hicks mientras camina entre las ruinas de sus pertenencias.

Los meteorólogos advirtieron que tormentas más potentes podrían estar en camino, tal vez a partir del martes.

Según informes de prensa, unas 1,500 personas están desaparecidas, aunque se espera que algunas hayan encontrado refugio en casa de amigos o familiares fuera del área cercana, sin haber sido censadas por las autoridades, lo que explicaría su falta de respuesta al llamado.

La página de Facebook de la ciudad se ha convertido en un quiosco on-line para las noticias sobre cuál restaurante cercano está ofreciendo comida gratis y dónde encontrar refugios de emergencia.

A raíz de la tragedia, los residentes prometieron reunirse con la propuesta eventual de reconstruir Joplin.

Sin embargo, la primera orden del día, dijeron, es la búsqueda de alguien atrapado entre los escombros y que aún podría estar vivo.

Las iglesias y refugios han hecho esfuerzos para cooperar con el rescate enviando legiones de voluntarios.

Joplin “ha tenido una maravillosa manifestación de apoyo de los voluntarios que vienen a nuestra comunidad, que ayudan a la búsqueda y al rescate”, dijo Rohr.

Las operaciones de rescate se ven perturbadas por las fuertes lluvias, por lo que el lunes tuvieron que ser suspendidas luego de que dos hombres fueron alcanzados por un rayo. Uno de ellos resultó gravemente herido.

El presidente Barack Obama se declaró el martes “destrozado” por la devastación provocada el fin de semana y anunció que visitará el domingo la zona siniestrada.

“Nuestros pensamientos y nuestras oraciones están con las familias que sufren en este momento”, dijo Obama a los periodistas en Londres, tras prometer ayuda federal para las tareas de reconstrucción.

“Les hacemos saber que todo Estados Unidos está profundamente preocupado por ellos, y haremos absolutamente todo para asegurarnos de que pueden recuperarse”, agregó.