•   REYKJAVIK / AFP  |
  •  |
  •  |

La columna de humo que se eleva del volcán islandés Grimsvötn se redujo “considerablemente” a última hora del martes a unos 2,000 metros de altura, y la erupción podría terminar antes del fin de semana, declaró a la AFP un portavoz de las autoridades islandesas.

“La altura de la fumarola es de unos 2 km, así que se redujo considerablemente”, declaró a la AFP Thorir Hrafnsson, un portavoz de la célula de crisis creada por las autoridades islandesas, en base a observaciones hechas hacia las 16H00 GMT.

“Ya no es peligroso para el tráfico aéreo. El único peligro ahora viene de las cenizas viejas”, subrayó.

Es “muy poco probable” que la erupción vuelva a ganar intensidad. Esta debería terminar en unos días si las cosas evolucionan como lo previsto, precisó.

“Si ocurre como en precedentes erupciones, debería terminarse el fin de semana, pero es muy difícil de predecir”, agregó Hrafnsson.

En la noche del lunes, la altura del penacho de humo expulsado por el Grimsvötn, un volcán muy activo del sureste de Islandia, había caído a entre 3,000 y 5,000 metros, frente a los cerca de 20,000 metros del sábado cuando entró en erupción.

La nube de cenizas expulsada por el volcán dejó en tierra ayer a miles de pasajeros en Escocia, y amenazó con paralizar el tráfico aéreo en el norte de Europa, aunque un cierre de gran amplitud del espacio aéreo no está contemplado, según la Comisión Europea.

“La nube ha alcanzado Escocia e Irlanda del Norte”, explicó el Jefe de Operaciones del organismo de control del tráfico aéreo europeo Eurocontrol, Brian Flynn.

La Comisión Europea anunció este martes que no prevé un cierre de gran dimensión del espacio aéreo de la Unión Europa (UE).

Unos 500 vuelos fueron anulados el martes en Europa, anunció Eurocontrol. Aerolíneas como British Airways, KLM, Easyjet y Aer Lingus suspendieron sus vuelos con destino o final en Escocia hasta, por lo menos, este martes por la tarde.

Una información alentadora de la oficina meteorológica islandesa, indicó que la nube de cenizas siguió retrocediendo por la noche y la madrugada. “La erupción es mucho menos fuerte que el primer día” sábado, declaró a la AFP una portavoz de la oficina.

La autoridad finlandesa de aviación, Finavia, consideró que la densidad de la nube era reducida para perturbar el tráfico aéreo. Noruega, afectada por las cenizas el martes por la mañana, sólo registró perturbaciones menores con un regreso a la normalidad por la tarde.

La fragilidad de la amenaza llevó a la compañía irlandesa de bajo precio Ryanair a no suspender vuelos. Un vuelo test efectuado el martes por la mañana sobre Escocia a través de una “zona roja” mostró “la ausencia de cenizas, lo que confirma la opinión de Ryanair en el sentido de que no hay amenaza alguna”, según la compañía.

Temerosas de no repetir el caos provocado el pasado año cuando la erupción de otro volcán islandés cerró el espacio aéreo de buena parte de Europa durante casi un mes, las autoridades aéreas reiteraron que el espacio aéreo permanece abierto.

Aquella medida fue considerada como “exagerada” por muchas compañías aéreas.
Esta vez, las autoridades no impondrán las decisiones, sino que se dejará a la elección de cada aerolínea si vuela o no, siempre que puedan acreditar que disponen de un “plan de seguridad” para eventuales dificultades.

Según el ministro de Transportes británico, Philip Hammond, su país “está mucho mejor preparado” que en 2010 al haberse aumentado 20 veces el límite de concentración de cenizas para autorizar a volar.

El volcán Grimsvötn, el más activo de Islandia, conoce desde el sábado su mayor erupción en siglo y medio.