•   Veracruz, México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Basilia Ucán Nah, la indígena mexicana absuelta ayer luego de 3 años de estar presa acusada de lenocinio y corrupción de menores, pidió hoy a las autoridades un trato digno y justo para los mayas, pues en prisión sufrió acoso de policías y vio muchos casos injustos como el de ella.

Bajo estado de shock después de haber recobrado hace unas horas la libertad, la indígena compareció ante los medios de comunicación en una rueda de prensa en la que tuvo que ser apoyada por una traductora, pues no domina el español.

Basilia, quien estuvo acompañada en la rueda de prensa de su hija de 10 años, denunció que durante el tiempo en que estuvo en prisión en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, en el estado mexicano de Quintana Roo, nunca le fueron respetadas sus garantías individuales y fue objeto de acoso, incluso por parte de policías judiciales.

"Los judiciales iban muchas veces a verme a la cárcel y me pedían tener sexo con ellos. Me decían que con ese dinero yo podía pagar para que me dejaran libre", dijo la mujer a través de su traductora.

"En la cárcel de Carrillo Puerto no hay divisiones, están juntos los hombres con las mujeres. Siempre tuve miedo, en las noches más, pues había veces que me quedaba sola con más de cien hombres que también estaban encarcelados", denunció.

Basilia Ucán Nah pidió al gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, atender a los indígenas mayas que como ella son víctimas del sistema judicial y carecen de oportunidades y dinero para defenderse.

Acompañada por los abogados Jaqueline Sáenz, del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, y Jorge Fernández, del Equipo Indignación, Basilia Ucán Nah habló de los abusos y el miedo que sintió cada uno de los días que estuvo presa.

El caso de Basilia cobró notoriedad en marzo pasado cuando el recurso de apelación interpuesto por los abogados defensores llegó hasta el Tribunal Superior de Justicia de Quintana Roo al considerar que había serias irregularidades, las suficientes para echar abajo el caso.

Basilia Ucán es originaria de la población de Yoactún, localidad próxima a la cabecera municipal de Felipe Carrillo Puerto.

Es habitante de una zona predominantemente indígena de Quintana Roo donde cerca del 70 % de la población pertenece al pueblo maya peninsular y su principal lengua es la maya. Conocen palabras en castellano pero no las suficientes para entablar una conversación fluida.

Basilia fue sometida a un proceso penal donde no tuvo asistencia de traductores ni acceso al defensor de oficio que por ley debe tener. Fue juzgada y condenada a 13 años de prisión sin posibilidades de defenderse, pues carece de recursos económicos.

Una vez demostrada la inocencia de Basilia, consideró el abogado defensor Jorge Fernández, las autoridades locales están obligadas a investigar de oficio el manejo que tuvo este caso.