•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El expresidente de Honduras Manuel Zelaya, derrocado en junio de 2009, dijo hoy en Managua que el retorno a su país este sábado tras meses de un exilio que tildó de "tortura" es "una victoria al proceso institucional de democracia de América Latina".

"Considero que estamos en el momento oportuno para declarar una victoria al proceso institucional de democracia para América Latina, y que los golpes de Estado no se den nunca jamás", declaró Zelaya a medios oficiales nicaragüenses, desde el Aeropuerto Internacional de Managua, en donde se prepara para partir hacia Honduras.

Zelaya arribó anoche a Managua procedente de la República Dominicana, donde vivió como huésped desde enero de 2010, envuelto en el más absoluto hermetismo.

El derrocado mandatario indicó a los medios oficiales nicaragüenses que con su retorno a Honduras iniciará "un nuevo capítulo" en su país, que permitirá dejar atrás "la experiencia violenta y terrorista" y abrirá el camino al diálogo, a la paz y a la diplomacia.

"Honduras, en este momento, está siendo una vitrina para ver que se puede llegar a acuerdos pacíficos", destacó el exmandatario, que también definió su exilio como "una tortura".

Zelaya, de 58 años, tiene previsto partir en un vuelo privado del Aeropuerto Internacional de Managua junto al mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, y el canciller venezolano, Nicolás Maduro.

En su vuelo de regreso, que partirá con más de una hora de retraso, también estará acompañado por su esposa, Xiomara Castro, dos de sus hijas, varios de sus exfuncionarios y el exgobernante panameño Martín Torrijos, según medios oficiales nicaragüenses.

Zelaya es esperado en Tegucigalpa por personalidades políticas de la región y por miles de seguidores suyos que, convocados por el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), se encuentran desde temprano frente al Aeropuerto Toncontín para darle la bienvenida.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y la canciller de Colombia, María Ángela Holguín, llegaron ayer a Tegucigalpa y estarán en la bienvenida del exgobernante, que fue expulsado de su país el 28 de junio de 2009 por militares cuando promovía una consulta popular para reformar la Constitución no prevista en las leyes.

Insulza y Holguín se reunieron este viernes con el gobernante hondureño, Porfirio Lobo, para hablar sobre el reingreso de Honduras al organismo hemisférico, que se espera sea decidido en una Asamblea General Extraordinaria prevista para el próximo miércoles.

La OEA suspendió a Honduras una semana después del derrocamiento de Zelaya porque no se le restituyó en el Gobierno.

El regreso del exgobernante se concreta gracias al acuerdo que él firmó con Lobo el domingo pasado en la ciudad colombiana de Cartagena, fruto de la mediación de los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y Venezuela, Hugo Chávez.