•   BOFOTÁ / EFE  |
  •  |
  •  |

El fenómeno climatológico de “La Niña”, que dejó desde abril de 2010 al menos 464 muertos en Colombia, “ya terminó, pero no se puede bajar la guardia frente a las lluvias”, anunció ayer  el presidente Juan Manuel Santos.

“El Ideam (Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales) ya oficialmente ha manifestado que la temperatura del Pacífico Tropical, las aguas del Pacífico Tropical se normalizaron ¿Eso qué quiere decir? Que el fenómeno de ‘La Niña’ se acabó”, dijo Santos.

El mandatario, sin embargo, advirtió que se mantendrá una secuela con lluvias en algunas regiones del país, que pueden ocasionar nuevos deslizamientos e inundaciones.

Ante ello, Santos hizo un llamado a las autoridades y a la ciudadanía para que no bajen la guardia frente a las lluvias, así haya finalizado ya el fenómeno de “La Niña”.

El gobernante hizo el anuncio al intervenir este sábado en su acostumbrada comparecencia semanal del llamado Acuerdo para la Prosperidad, celebrado en Cali (suroeste).

“No podemos bajar la guardia, por eso tenemos que continuar con el ojo avizor, alertas a cualquier fenómeno que pueda producir un daño, sobre todo en la vida humana”, subrayó Santos.

Esta semana las autoridades señalaron que la cifra de muertos por las lluvias, intensificadas por “La Niña” desde hace un año, se elevó a 464, mientras que los damnificados casi alcanzan los 3.5 millones de personas.

El último balance fue presentado por la Dirección de Gestión del Riesgo (DGR), el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) y la Policía de Carreteras.

Casi todo el país afectado
Las precipitaciones han afectado desde abril del año pasado a un total de 1,030 de los 1,120 municipios del país ubicados en los 32 departamentos colombianos.

De acuerdo con estos últimos datos oficiales, un total de 3,480.451 personas, pertenecientes a 810,238 familias, han resultado afectadas por las lluvias e inundaciones, que además han dejado 556 heridos y otras 79 personas reportadas como desaparecidas.

Las intensas precipitaciones han anegado, asimismo, más de 1.2 millones de hectáreas de cultivos destruido, decenas de carreteras y puentes, así como acueductos, escuelas, edificaciones públicas y casi 13,500 viviendas en todo el país, mientras aproximadamente medio millón más de casas han resultado dañadas.

Decenas de ríos han salido de su cauce y miles de cabezas de ganado y más de medio millón de aves de corral se han ahogado, según las autoridades.

Colombia tiene dos temporadas de lluvias anualmente, la primera desde marzo-abril a mediados de año y la segunda de septiembre a octubre, pero en los últimos 12 meses las precipitaciones no han dado tregua.