•   MÉXICO / EFE  |
  •  |
  •  |

Once presuntos sicarios muertos y 36 integrantes del cartel de las drogas La Familia detenidos, es el saldo de un operativo de la Policía Federal en los límites de los estados de Michoacán y Jalisco, oeste de México, informó ayer la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal.

Los policías detectaron a miembros de La Familia en el poblado Las Lomas (Jalisco), donde después de un tiroteo murieron 11 presuntos sicarios, dos agentes resultaron heridos y 36 delincuentes fueron detenidos, dijo la fuente en un comunicado.

Los detenidos están vinculados con José de Jesús Méndez Vargas, alias “El Chango”, uno de los principales líderes de La Familia, organización criminal dedicada a la fabricación y tráfico de drogas sintéticas desde el estado de Michoacán hacia Estados Unidos.

El pasado martes en Michoacán, un helicóptero de la Policía Federal fue obligado a aterrizar después de recibir varios disparos desde tierra, resultando dos oficiales heridos durante la maniobra.

Al investigar la agresión, la Policía supo que el viernes pistoleros se iban reunir en los límites de los estados de Michoacán y Jalisco, en el poblado de Las Lomas, por lo que implementaron un operativo para su captura, dijo la SSP.

Al llegar ayer a Las Lomas, los policías fueron agredidos con armas de fuego, lo que originó el enfrentamiento, dijo la fuente.

Entre los detenidos destacan Gaudiyur Ambriz Altamirano, alias “El Yogurth”, de 34 años y perteneciente al grupo que encabeza “El Chango” Méndez; y los “jefes de grupo” César Barragán Valencia, alias  “Caramelo”, de  24 años, y Gerardo Fernández Covarrubias, alias “El Mofles”, de 37 años.

En el operativo, la Policía decomisó a los detenidos 70 fusiles de asalto AR-15 y AK-47, un fusil Barret calibre 50 (con alcance de 2 kilómetros), 14 armas cortas, 3 granadas y 578 cargadores de diversos calibres.  Además, 21,121 cartuchos útiles de diversos calibres y 40 chalecos antibalas.

Los detenidos confesaron que se habían escondido en Las Lomas en espera de instrucciones de su jefe, “El Chango” Méndez, para realizar un ataque contra un grupo rival llamado Los Caballeros Templarios, con quienes se encuentran en disputa por zonas de influencia, tras la ruptura de la cúpula criminal en diciembre de 2010, dijo la SPP.