•   MADRID / EFE  |
  •  |
  •  |

Los ciudadanos “indignados” de España, que desde hace dos semanas protestan en varias ciudades por un cambio político y social y una profundización de la democracia, quieren consensuar una  “Iniciativa Legislativa Popular” (ILP) destinada a reformar la Ley Electoral española.

Después de un fin de semana en el que hubo reuniones vecinales en muchos barrios de Madrid, los portavoces del colectivo “Democracia Real Ya” ofrecieron una rueda de prensa en la que dijeron que son un “movimiento político” que desea “influir en política”, pero desvinculado de los partidos y de los sindicatos.

Por este motivo, explicaron, el movimiento no prevé constituirse en partido político pero sí pretende “aunar a ciudadanos que quieren cambiar el sistema actual”.

Los portavoces explicaron que el movimiento “Democracia Real Ya” es diferente al denominado Movimiento 15-M, en el que algunos de sus integrantes participan “a título individual”.

El movimiento de protesta conocido como 15-M surgió de una manifestación multitudinaria celebrada en Madrid el pasado día 15, cuando miles de personas se concentraron de forma pacífica para pedir un cambio político y social, “ante la inoperancia del modelo actual”.

Al día siguiente, centenares de jóvenes se instalaron en la céntrica Puerta del Sol madrileña, donde han llegado a concentrarse hasta 24 mil personas, y desde entonces en este lugar y en medio centenar de plazas en ciudades grandes y pequeñas de todo España se han organizado “acampadas” de personas con las mismas inquietudes.

 

Proseguirán acampada en Madrid
En una asamblea, los “indignados” decidieron que proseguirán con la “acampada” en Madrid y otras ciudades en toda la geografía española, aunque serán levantadas las de Segovia, Albacete, Toledo, Palencia, Burgos, Ávila y Segovia.

Según los portavoces de “Democracia Real Ya”, el colectivo trabaja en diferentes iniciativas que tendrán que aprobarse y concretarse en asambleas, entre ellas la elaboración de una Iniciativa Legislativa Popular para reformar la Ley Electoral.

El movimiento defiende, entre otras cosas, que los partidos pequeños tengan más representación y que se eliminen los privilegios de la clase política.

Los portavoces expresaron su confianza en que la ley “al final se cambiará”, aunque reconocen que será difícil que esta iniciativa prospere antes de las próximas elecciones generales, previstas para mayo de 2012.

Entre las “acciones” previstas, anunciaron una protesta contra el desahucio de familias retrasadas en el pago de sus hipotecas, el 15 de junio próximo, “para que los bancos vean que esta pelea también va contra ellos”.

Chema Ruiz, uno de los portavoces, describió el alcance del colectivo: “Dado que los políticos se miran el ombligo y gobiernan para unos pocos (...), un grupo de ciudadanos, que por fortuna es cada vez más amplio, decide asumir las riendas de sus destinos y no parar hasta conseguir que sea la mayoría la que tome las decisiones que afecten a esa mayoría”.

Durante su intervención, los portavoces condenaron la “brutalidad policial” que se empleó contra los acampados en París y en Barcelona, donde se produjeron decenas de heridos.