•   GINEBRA  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Treinta años después de descubrirse el primer caso de VIH-sida, que ha infectado a 60 millones de personas y matado a 25 millones en el mundo, se han dado grandes progresos contra la enfermedad, pero los expertos creen que el virus seguirá mucho tiempo presente.

"Llevamos ya 30 años de epidemia, por eso yo prefiero hablar de una endemia. Ahora conocemos mucho más que antes el virus, pero evidentemente está aquí para quedarse mucho tiempo", afirma Jesús María García Calleja, epidemiólogo de ONUSIDA.

Para este experto, estas tres décadas de sida son una historia de "progresos y fracasos".

Otro de los aspectos negativos es que "pese a conocerse los factores de riesgo para contraer la infección, en muchos países los seropositivos y los enfermos de sida siguen estigmatizados, lo que favorece la transmisión, además de ser una injusticia social".

Frente a ello, García Calleja considera que ha habido dos grandes progresos en la lucha contra el Sida.

"El primero de ellos es que hace quince años se descubrieron los primeros medicamentos efectivos contra el VIH, los antirretrovirales, que mejoran la calidad de vida aunque no curan".

De acuerdo con los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la actualidad hay unos 33,3 millones de infectados por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) en el mundo, y el 65 por ciento de los casos se concentra en el África subsahariana.

Gracias al desarrollo de los antirretrovirales, unos seis millones de los aproximadamente 13,5 millones de enfermos de sida que necesitan tratamiento tienen acceso a él (5 millones de ellos en África), lo que supone cerca de un 40 por ciento de cobertura.

También se ha adelantado mucho en la prevención de la transmisión de madre a hijo, y el 50 por ciento de las embarazadas seropositivas recibe tratamiento.

García Calleja destacó que frente a esa cobertura general del 40 por ciento, en Latinoamérica -donde actualmente hay 1,8 millones de personas infectadas- los tratamientos alcanzan al 60 por ciento de los enfermos que los necesitan.

"Esto se debe a que estos países empezaron mucho antes que África a administrar estos medicamentos", agrega el experto.

En general, y ese es otro de los grandes progresos registrados en la historia del sida según este epidemiólogo, uno de los principales motivos que ha permitido ampliar el acceso a los tratamientos ha sido el descenso de los precios.

"El coste directo de los primeros tratamientos con antirretrovirales era de entre 12.000 y 15.000 dólares por persona y año".

"Hoy en día, en África el coste directo por persona y año es de 140 dólares. Esto ha sido posible gracias a las presiones de los activistas, a los fondos aportados por los países ricos y a instituciones como el Fondo Global", afirma.

Según un estudio realizado por la OMS en 2010, en 30 de los 56 países más afectados por el Sida la epidemia estaba disminuyendo, tanto en cuanto a mortalidad como al número de nuevas infecciones.

En los otros 26 países la situación se estaba estabilizando.

"Todo esto significa que las inversiones que se han hecho en la lucha contra el sida están teniendo resultados positivos", señala el experto.

Pero en opinión de garcía Calleja, hay otro factor que ha contribuido a estos avances, y es que "a diferencia de otras enfermedades, en el sida hay una respuesta de las comunidades, de los propios afectados".

Sobre el futuro, el experto de ONUSIDA prevé que sigan aumentando o estabilizándose el número de personas que vivan con la infección, gracias a los tratamientos.

"También esperamos que baje la transmisión vertical, de madre a hijo. El objetivo fijado por la OMS en este sentido es llegar a una reducción del 90 por ciento de esta transmisión hasta 2015", señaló.