•   SAN JOSÉ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Millones de mujeres negras sufren una "triple" discriminación en América Latina, debido a su género, raza y pobreza, denunció hoy un responsable de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), que prepara un encuentro sobre afrodescendientes para noviembre en Brasil.

"Las mujeres afrodescendientes sufren no una doble, sino una triple discriminación, como mujeres, como negras y pobres", dijo el brasileño Juca Ferreira, embajador especial de la SEGIB sobre Poblaciones Afrodescendientes, de visita en Costa Rica en el marco de una gira por 10 países.

La SEGIB convocó al encuentro sobre afrodescendientes, que conforman un tercio de la población de América Latina y el Caribe y que tendrá lugar del 17 al 19 de noviembre en Salvador de Bahía, antigua capital colonial de Brasil, en el marco del Año Internacional de los Afrodescendientes 2011 declarado por la ONU.

Este encuentro debe "no ser sólo un evento, sino el inicio de un proceso (...), de una nueva etapa de construcción de identidad", dijo Ferreira, ex ministro de Cultura del ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2011).

"El 30% de los latinoamericanos son afrodescendientes, son unos 200 millones, y la mayoría vive en condiciones de desigualdad", agregó en una rueda de prensa en San José, junto a miembros de la Comisión Nacional Afrocostarricense, creada en febrero por la presidenta Laura Chinchilla.

Los negros, así como los indígenas, viven mayoritariamente en la pobreza, pues "tienen derechos y oportunidades distintas", destacó el enviado de la SEGIB, que también estuvo acompañado de la representante en Costa Rica del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Luiza Carvalho.

"La desigualdad no solo se reproduce, sino que se acumula (...) en determinados segmentos sociales", expresó Cavalho.

Sin embargo, Ferreira destacó que la "autoestima" ha crecido entre los afrodescendientes, lo que ha provocado que en Brasil el 53% de los habitantes se declarara como negro en el último censo en 2010. La primera vez que se consultó, hace unas décadas, lo hizo sólo el 4%, según dijo. "Está creciendo la autoestima y la gente asume su identidad", afirmó.

"El racismo es una de las maneras más crueles de discriminación que se han manifestado en América Latina y el Caribe, y también en Costa Rica", dijo por su parte Epsy Campbell, ex candidata a la vicepresidencia de Costa Rica en 2006 e integrante de la Comisión Afrocostarricense.

Campbell indicó que jóvenes negros atiborran las cárceles costarricenses, por lo que también "hay un trabajo que hacer en el sistema de justicia".

No hay certeza de cuántos costarricenses son afrodescendientes, en un país que se jactaba de tener sólo población blanca: las estimaciones oficiales dicen 2%, pero investigaciones académicas hablan de 9%.

La población negra de Costa Rica, parte de la cual es anglohablante, se concentra en la costa del Caribe, la zona más deprimida y con mayores tasas de delitos del país, y hasta mediados del siglo XX tenía restricciones para visitar San José, en el Valle Central.

Por primera vez en Costa Rica, el origen étnico fue consultado en el Censo Nacional, efectuado esta semana, por recomendación de la Comisión Afrocostarricense.