•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El izquierdista Ollanta Humala, 48 años, sería el próximo presidente de Perú, según cuatro conteos rápidos, que le otorgan una ventaja de entre 2 y 4 puntos porcentuales sobre la derechista Keiko Fujimori en la segunda vuelta de la elección presidencial de este domingo.

El margen de error de los conteos rápidos es del 1%, según el director de Ipsos-Apoyos, Alfredo Torres, quien indicó que Humala está "mucho más cerca" de la presidencia, pues la diferencia a favor del candidato es de 2,8%.

 

De confirmarse el triunfo de Humala sería el regreso de la izquierda al poder desde el régimen militar de Juan Velasco Alvarado (1968-1975).

 

Los partidarios de Humala, que ya empezaron a celebrar, lo esperan en la plaza 2 de mayo, en el centro de Lima, donde debe hablar más tarde.

 

El premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa señaló desde Madrid a la radio limeña CPN que "ha sido una derrota del fascismo, tenemos que celebrarlo como una gran victoria de la democracia en el Perú".

 

"Nos hemos librado de que una dictadura que fue corrompida y sangrienta volviera a tomar el poder", afirmó Vargas Llosa y exhortó a Humala a brindar "los signos necesarios para reconciliar a la familia peruana".

 

El conteo rápido más avanzado, de la empresa Datum, al 100% da una ventaja de 51% a Humala contra 49% de Fujimori. El de la empresa Ipsos-Apoyo, con 97% del conteo, da a Humala 51,4% contra 48,6% (2,8 puntos de diferencia) sobre Fujimori.

 

La entidad Transparencia entregó su conteo al 90% que da 51,3% contra 48,7%, siempre en favor de Humala.

 

El director de Transparencia, Percy Medina, señaló que "estimamos que los resultados no van a variar de manera significativa".

 

Humala, un militar retirado a quien sus opositores consideran cercano al presidente venezolano Hugo Chávez, es temido por la posibilidad de que cambie el modelo económico que ha hecho de Perú el país de mayor crecimiento en América Latina en la última década.

 

El candidato fue apoyado por Chávez en las elecciones de 2006. Pero desde entonces Humala se deslindó de él y declaró que se basará más en el modelo brasileño.

 

Una vez que se estableció el triunfo probable de Humala, la discusión se centró en el tema económico.

 

El ex candidato presidencial y ex ministro de Economía, Pedro Pablo Kuczynski, quien hizo una fuerte campaña por Fujimori en la segunda vuelta, dijo que "el sector empresarial va a buscar conversar con Humala y lo van a empujar a aclarar ciertas posiciones frente a pensiones, minería o comercio exterior".

 

Kuczynski conminó a Humala a nombrar rápidamente a las autoridades económicas para evitar una situación de zozobra.

 

En una respuesta indirecta, Daniel Abugattás, portavoz de Humala, dijo que "uno de los primeros anuncios será el primer ministro y el ministro de Economía".

 

Tras aclarar que "mientras no haya una confirmación oficial, habrá absoluta cautela", Abugattás señala que "hay que desarmar este castillo de temores, que se sigue repitiendo: veo llamadas a comprar dólares en los Twitter, en Facebook". "El país lo que necesita es tranquilidad, no terrorismo financiero".

 

El presidente de la Confederación Nacional de Instituciones Privadas del Perú (Confiep), Humberto Speziani, dijo que "hay que dar tranquilidad a los mercados y a los inversionistas nacionales y extranjeros; (Humala) tiene que mantener líneas macroeconómicas y dar tranquilidad, de lo contrario todo el Perú sufrirá".

 

El consultor financiero Elmer Cuba, de Macroconsult, dijo a la AFP antes de la elección del domingo, que con un triunfo de Humala "el lunes va a haber serias, pero serias presiones de volatilidad financiera en la Bolsa y en el tipo de cambio".

 

Casi 20 millones de peruanos fueron convocados a las urnas para elegir al sucesor de Alan García, en una jornada que se desarrolló con tranquilidad.

 

La autoridad electoral informó que los primeros resultados oficiales serán entregados a partir de las 20H00 (01H00 GMT) del lunes.

 

Las encuestas de boca de urna dieron a Humala una mayor ventaja sobre Fujimori, de entre 5 a 5,4 puntos porcentaje, que los conteos rápidos sobre resultados.

 

Los sondeos a boca de urna se obtienen mediante preguntas que se hacen a los votantes a la salida de los centros de votación, mientras el conteo rápido se basa en datos oficiales que obtienen las mismas encuestadoras de las actas de sufragio.