•   DAMASCO / AFP  |
  •  |
  •  |

Más de 450 prisioneros políticos y de conciencia fueron liberados desde el anuncio de una amnistía general en Siria, donde el domingo murieron otras 28 personas en el noroeste del país, escenario de operaciones militares, según un activista de derechos humanos.

El presidente sirio Bashar al Asad decretó el martes una amnistía general que abarcaba a “todos los prisioneros políticos así como a los miembros de la cofradía de los Hermanos Musulmanes”.

“Desde la amnistía, más de 450 prisioneros políticos y de conciencia fueron liberados, en su mayoría islamistas y kurdos”, afirmó Rami Abdel-Rahman, responsable del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Pero, al mismo tiempo, siguió la violencia y 28 personas perdieron la vida mientras se llevaban realizaban operaciones militares en la región de Jisr al Chughur (noroeste), según Abdel Rahman. “Treinta y ocho personas murieron por disparos en la región de Jisr al-Chughur: 10 ayer y 28 hoy”, afirmó.

“Hay operaciones militares y de seguridad desde el sábado”, precisó el responsable, según el cual seis efectivos de las fuerzas de seguridad figuran entre los muertos en la región.

El sábado, un activista en el lugar aseguró que las fuerzas de seguridad “dispararon para dispersar a más de 1.000 manifestantes que salieron para protestar después de los funerales de un civil” muerto el viernes.

La agencia oficial Sana señaló por su parte el sábado que “un miembro del ejército murió y un policía resultó herido en choques” en Jisr al Chughur. “Los grupos armados atacaron comisarías de policía y centros del ejército popular en esta localidad” y un asaltante murió, según Sana.

En Hama (norte), donde las fuerzas de seguridad mataron el viernes a 60 personas, según un nuevo balance comunicado el domingo por Abdel-Rahman, los habitantes observaron una huelga general en señal de duelo. “Todo está cerrado, incluso los supermercados. Las fuerzas de seguridad se retiraron a las inmediaciones de la ciudad”, afirmó un habitante de Hama, situada a 210 km al norte de Damasco, contactado por teléfono.

Al mismo tiempo que proclamaba el martes la amnistía, el poder esbozó otra señal de apertura anunciando su intención de entablar “un diálogo nacional” con la oposición. Estos anuncios llegan tras el levantamiento en abril del estado de emergencia en vigor desde hace décadas. Pero estos gestos estuvieron acompañados de la continuación de la represión.

Según organizaciones de defensa de los derechos humanos, más de 1.100 civiles murieron y al menos 10.000 personas fueron detenidas en Siria desde el comienzo del movimiento de protesta.