•   París  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Reporteros Sin Fronteras (RSF) criticó hoy la vuelta de Honduras a la Organización de Estados Americanos (OEA), de la que fue suspendida en 2009 tras el golpe de Estado contra el entonces presidente, Manuel Zelaya, y dudó de que con ello se garantice el restablecimiento de las libertades públicas.

El regreso de Honduras se aprobó el pasado 1 de junio, cuatro días después de que Zelaya volviera al país tras la firma del acuerdo auspiciado por Venezuela y Colombia con el actual presidente, Porfirio Lobo. La vuelta del exmandatario era la principal demanda de la comunidad internacional.

"Normalización política no es justicia. Esta situación no garantiza en nada el restablecimiento real de las libertades públicas, del pluralismo y del Estado de Derecho", dijo RSF, haciéndose eco de las demandas de organizaciones sociales y comunitarias hondureñas.

La ONG subrayó que antes de aceptar el reingreso de Honduras en el organismo no se han tomado en cuenta ciertas garantías como el fin de la impunidad por los crímenes cometidos, "en particular contra periodistas y defensores de los derechos humanos".

RSF había exigido también "la reforma a fondo de una legislación de radiodifusión y telecomunicaciones que se ha vuelto obsoleta y que no concede ningún espacio a los medios comunitarios y sociales", y "el acceso a la información pública en lo relativo a las responsabilidades por las exacciones registradas" desde la asonada.

"Estos puntos mayores deberían haber sido condiciones previas para la reintegración de Honduras a la OEA. Ahora es importante que sean tomados en cuenta de forma rápida", destacó RSF en su comunicado.

En la nota se lamenta "la total impunidad de que gozan los principales autores del golpe", y se recoge la opinión de los integrantes de Radio Progreso, según los cuales "el reconocimiento internacional y el 'dar la vuelta a la página' no han significado recuperar la paz y la tranquilidad social".